Like La Raza del Noroeste on Facebook!

facebook Twitter
Edicion especiales


Escasez de recursos financieros

La ayuda financiera para asistir a la universidad no alcanza para ayudar a la clase media.

Friday, June 3, 2011
 Foto: AP
Los estudiantes que se gradúan de la preparatoria enfrentan una escasez de recursos financieros para asistir a al Universidad. El grupo mas golpeada es la clase media.
 
Las personas que distribuyen la ayuda financiera, a estudiantes universitarios, en el estado de Washington quieren que los padres sepan que siempre habrá dinero para ayudar a los estudiantes de bajos ingresos para pagar la matrícula.

Pero lo mismo no puede decirse para los estudiantes de la clase media. A pesar de las presiones financieras, de la recesión y los recortes del presupuesto estatal, más estudiantes recibieron ayuda para la universidad durante los dos últimos años, que nunca. El problema, sin embargo, es que fueron más estudiantes en busca de ayuda financiera.

Este año, las matrículas subirán en otoño - la Legislatura aprobó un aumento del 16 por ciento y algunas escuelas de Washington estarán por encima – el pánico financiero puede estar superando la emoción para algunos.

Casi 22.000 estudiantes que fueron calificados para una subvención estatal basada en la necesidad durante el año escolar 2009-2010 no recibieron la ayuda, porque el dinero se acabó, dijo Rachelle Sharpe, directora de ayuda financiera de la Junta Coordinadora de Educación Superior. No se ha concluido el presupuesto para las ayudas para el año escolar 2010-2011, pero es muy optimista en que se pueda obtener la ayuda financiera que necesitan.

En el período del 2008-2009, 5.000 estudiantes que estaban calificados, no obtuvieron becas, debido a que las ayudas se distribuyen de acuerdo a los ingresos familiares, por lo cual los estudiantes de clase media fueron los que no pudieron tomar ventaja de las subvenciones, dijo Sharpe y funcionarios de ayuda financiera en las universidades de Washington.

“Nos preocupa que las familias se desanimen y que la universidad ya no sea una opción para la familia”, dijo Sharpe.

Su consejo a las familias es el siguiente: Planifique con anticipación, tenga un plan de reserva para pagar la universidad, solicite ayuda financiera a tiempo y busque otras becas; el estado de Washington tiene una página web dedicada a la búsqueda de becas: thewashboard.org.

Funcionarios del Estado han encontrado que la mayoría de los préstamos estudiantiles se dan a aquellas personas que son elegibles para ayuda financiera, pero no están recibiendo la suficiente ayuda para cubrir todos sus gastos universitarios.

Aunque algunos estudiantes necesitados también son elegibles para becas federales y otras becas, existen otros gastos que son importantes y por los cuales los estudiantes no pueden acceder a la Universidad como son la alimentación, vivienda, libros y transporte.

Durante el año académico 2009-10, el 59 por ciento de los estudiantes con necesidades económicas, tomaron préstamos, en promedio de $ 7.411.

La conversación dominante en el campus universitario es la presión financiera – dijo Mute-Gibson en una entrevista telefónica- ya que la Legislatura esta dispuesta a poner fin a su período extraordinario de sesiones con un presupuesto que incluye un año de grandes aumentos en la matrícula universitaria y un poco de ayuda adicional para los estudiantes necesitados.

Algunos estudiantes tienen más de un empleo, tratando de financiar la mayor parte de su educación en tiempo real, lo que hace pensar si ellos le están dando a sus estudios la atención que deberían.

Sharpe dijo que los funcionarios estatales hicieron seguimiento al empleo de los estudiantes - tanto en el campus como fuera - y comparte la preocupación de Maute-Gibson. “El Trabajo, dependiendo de la hora, puede interferir con el éxito como estudiante”, dijo Sharpe.

Alrededor de la mitad de los estudiantes que asisten a la Universidad de Washington tienen algún tipo de ayuda económica, que va desde préstamos a las subvenciones, dijo Eric S. Godfrey, presidente de la escuela y la vicerrectora de la vida estudiantil.

Cerca de 8.000 estudiantes universitarios de bajos ingresos van a la escuela con la “Promesa de Husky,” lo que significa que no tiene que pagar la matrícula o cuentas por cuatro años, pero ellos deben pagar su manutención, alimentación, alojamiento, libros, cuadernos y transporte. Godfrey dijo que las subvenciones federales y dinero de las becas, préstamos, ayudan a cerrar la brecha para algunos.

“Hemos sido capaces de mantener la accesibilidad a la Universidad para las personas de bajos recursos, aunque el valor de la matricula esta aumentando “, dijo Godfrey. Gracias a las donaciones privadas, dijo que espera que la UW pueda seguir ayudando.

Pero la clase media se enfrenta a los mismos retos que los estudiantes de otras escuelas de Washington, ya que la ayuda financiera se distribuye primero en las familias de ingresos más bajos.

En algún momento cada año, las subvenciones y becas se agotan.
Bookmark and Share
Publicidad


Boletines
Inscríbase para recibir boletines informativos