facebook Twitter
Edicion especiales


Una segunda oportunidad

El Presidente Barack Obama enfrenta tareas urgentes como la crisis financiera y el tema de inmigración

Friday, November 9, 2012
 Foto: AP/Chris Carlson
El Presidente Barack Obama y la primera dama Michelle Obama saludan al público durante la noche de elecciones el miércoles, 7 de noviembre del 2012 en Chicago. El Presidente Obama le ganó a su contrincante el antiguo gobernador de Massachusetts Mitt Romney.
 
El presidente Barack Obama enfrenta una tarea urgente ahora que ha conseguido la reelección: trabajar con un Congreso inalterado para abordar una inminente crisis financiera que, de acuerdo con los economistas, podría llevar al país a la recesión.

“Ustedes hicieron que su voz se escuchara”, dijo Obama en su discurso de agradecimiento, señalando que cree que el grueso del país respalda sus políticas. Es un punto de fricción para los republicanos en la Cámara de Representantes, que seguramente se opondrán a ello.

Los mismos electores que dieron a Obama otros cuatro años en el gobierno eligieron también un Congreso dividido, apegándose a la dinámica que ha hecho tan difícil que el presidente promueva su agenda. Los demócratas retuvieron el control en el Senado, pero los republicanos mantuvieron la mayoría en la Cámara de Representantes.

El presidente de la cámara baja, el republicano John Boehner, habló de un mandato dual.

“Si existe un mandato, es un mandato para ambos partidos para encontrar un punto en común y tomar decisiones juntos con el fin de ayudar a nuestra economía a crecer y crear empleos”, dijo.

El líder de la minoría en el Senado, Mitch McConnell, presentó una evaluación más dura.

“Los votantes no han avalado los fracasos o excesos del primer periodo del presidente”, dijo McConnell. “Simplemente le han dado más tiempo para terminar el trabajo que le pidieron hacer” junto con un Congreso equilibrado.

Se desconoce si los resultados cambiarán la oposición del partido a la legalización de la situación migratoria de algunos inmigrantes no autorizados. Durante una conversación con el diario Des Moines Register el mes pasado, Obama predijo que la oposición del Partido Republicano podría derrumbarse luego que los hispanos lo llevaran a él a la Casa Blanca. La conversación fue inicialmente extraoficial pero después publicada con permiso del presidente. Marcadas diferencias con los republicanos en el Congreso respecto a impuestos, gastos, reducción de déficit, inmigración y más están a la espera. Mientras los republicanos controlan la Cámara, los demócratas cuentan con al menos 52 votos en el Senado y los republicanos 45.

La atención concedida por el presidente a los estados clave le permitió obtener 303 --contra 206 de Mitt Romney-- de los votos del Colegio Electoral, muy por encima de los 270 necesarios para llevarse el triunfo en ese conteo decisivo. En un hecho significativo, dado los problemas económicos que enfrenta el país, sólo perdió dos estados que capturó en 2008: Indiana y Carolina del Norte.

Una encuesta a votantes hispanos realizada por la firma Latino Decisions reveló que los hispanos dieron a Obama su margen ganador en Colorado, Florida y Nevada, estados de tendencia electoral imprecisa donde ellos produjeron cifras inusualmente elevadas. Incluso antes de que la contienda quedara establecida, algunos republicanos recurrieron a radios y a la internet para exhortar a los militantes a abandonar las políticas duras y adoptar ciertas reformas migratorias.

“Podríamos haber ganado esta elección si el partido tuviese una mejor imagen ante los hispanos”, dijo Al Cardenas, presidente de la Unión Conservadora Estadounidense. “No creo que podremos ganar la Casa Blanca sin por lo menos el 38-40% del respaldo hispano”.
Bookmark and Share
Publicidad


Boletines
Inscríbase para recibir boletines informativos