Like La Raza del Noroeste on Facebook!

facebook Twitter
Edicion especiales

¿Por qué se fue Fredy Montero?


Thursday, January 10, 2013

 
Bienvenidos al 2013; un año en el que la franquicia de los Seattle Sounders, sobre la que se escribe con frecuencia en este Blog, enfrentará retos diferentes a los anteriores.

El año comienza con Fredy Montero como la principal noticia, de la misma manera que lo hizo en enero del 2009, cuando muerto de frío y sin hablar “ni pío” de inglés, el joven “costeño” llegó a esta ciudad lleno de esperanzas.

Cuatro años después Montero regresa a Colombia, bilingüe y casado, pero quizás cansado de no haber podido lograr en Seattle lo que realmente soñaba, tener un escalón hacia el futbol europeo.

Las decisiones de separación siempre tienen dos ángulos, y en este caso el del jugador y el del club tienen la clásica marca de ser muy distintas, lo que hace el acuerdo muy fácil cuando el jugador no está feliz, y el equipo tampoco.

Desde la perspectiva del jugador, el caso Montero plantea la pregunta difícil que ya otros como él parecen estar haciéndose, ¿es la MLS un peldaño de avance para mi carrera?

Montero dejó claro que la principal razón para aceptar la oferta de Millonarios en Colombia era el hecho que el equipo “embajador” le sirve de vitrina para el futbol europeo y la selección nacional, debido al hecho que Millos es el campeón y jugará la copa libertadores.

Es decir, el club suramericano es mejor vitrina para él que Sounders, y por eso se va.

Su caso es similar al de otros jugadores jóvenes que llegan a la MLS y al poco tiempo se van a jugar a ligas que no son las principales de Europa, pero donde creen que tendrán más opción de llegar a aquellas, que la que tienen aquí.

El más reciente además de Montero es el hondureño Andy Najar, quien pasará esta temporada del DC United al Anderletch de Bélgica, también en “préstamo”.

Dos jóvenes con buen pie, que son ejemplo de lo difícil que es para la MLS todavía ser considerada destino de largo plazo para jugadores talentosos.

La perspectiva del club también debe analizarse, y quizá deba comenzarse por leer entre las letras de los últimos 180 minutos de Sounders en la cancha durante el 2012; en ambos partidos Montero fue remplazado, y no anotó gol como no lo hizo nunca en juegos de liguilla MLS.

Para quienes seguimos al club, es un hecho que, casi la mitad de las veces que Sigi Schmid habló en público sobre Fredy Montero mencionó la palabra “Streaky”, que en inglés significa que con frecuencia tiene rachas buenas, o rachas malas.

Tampoco es secreto que el colombiano no era “monedita de oro”, que aunque el, el entrenador y jugadores como Eddie Johnson siempre dijeron las cosas correctas frente a los micrófonos, también es cierto que el entendimiento no era muy natural, y las tensiones se podían notar con frecuencia en la cancha, brazos en alto pidiendo el balón, mirada al cielo, ojos de desespero, el que sigue el futbol lo sabe.

Montero llegó de Colombia acostumbrado a ser “el Matador”, el que recibe el balón y la esperanza del gol desde casi cualquier lado de la cancha; en el equipo de Schmid la cosa era muy distinta, el 4-4-2 a la europea significa un montón de balones a los costados y centros largos, no la mejor receta para un goleador de baja estatura.

Pero así juega Sounders, y aunque no se ve que el entrenador enfrente presión en su puesto, si es claro que después de cuatro años con el estadio lleno pero sin títulos en la liga, el equipo necesita conseguir eso que le falta, una Copa MLS, aunque sea una final.

El periodista inglés Paul Gardner, que vive en este país hace más de cincuenta años y es uno de los más respetados escritores de “soccer” en los Estados Unidos, notó en su análisis esta semana lo doloroso de la salida de Montero, con dos puntos importantes.

Montero, como lo describe Gardner, “es de los jugadores que por sí solo paga el boleto (para ir al estadio)”.

Gardner nota la salida de Montero conectándola con la del “Flaco” Fernández el año pasado, y recuerda al lector que al uruguayo, otro de los que vale la pena ver por su talento según él, lo remplazó un alemán insípido y apenas “funcional”, Christian Tiffert, que trabaja más por el resultado que por el espectáculo.

El periodista británico también nota haber escuchado el “cliché” de los entrenadores cuando hablan de jugadores talentosos que no les gustan, “es que no trabajaba lo suficiente”, el señor Gardner hace esfuerzos desde sus columnas para que los seguidores de la MLS entiendan que el futbol es un deporte de arte, no un ejercicio de educación física.

Quizás tenga razón el señor Gardner, y eso serían tristes noticias para la calidad del futbol en el noroeste, pero lo que sucede es, si bien es cierto que la calidad de Montero “Paga el boleto”, también lo es que hoy en día Sounders “No necesita vender boletos”, los tiene vendidos todos y para todo el año, camino a lograr el doble de asistencia que casi todos los equipos en la MLS.

Triste pensarlo, pero quizás el espectáculo tome asiento trasero frente a la necesidad de un título para complacer a los 38,000 y tantos que son ya la clientela fiel de Sounders.

Montero se va porque la MLS ya no llena su expectativa y el club lo deja ir por una razón equivalente, justo pero triste acuerdo de separación, que le quita a Seattle uno de sus jugadores más talentosos, si no el más talentoso, de su corta historia.

Relacionado: Soccer Talk, con Paul Gardner (Clic)


_
Bookmark and Share
Publicidad


Boletines
Inscríbase para recibir boletines informativos