Like La Raza del Noroeste on Facebook!

facebook Twitter
Edicion especiales


Tatuajes: ‘Colorear’ la piel tiene sus riesgos


Thursday, January 24, 2013
 Foto: Agencia Reforma
Debe tomar en cuenta que si se tatúa, la piel nunca será la misma.
 
Será cuestión de moda, imitación o costumbre, pero el caso es que el tatuaje, tanto artístico como cosmético (micropigmentación), ha tomado fuerza hoy en día con nuevas técnicas de aplicación. Alrededor del mismo existe controversia por los problemas laborales, sociales y de salud que pueda acarrear.



El pigmento emigra

Griselda Woo, dermatóloga, egresada de la UNAM, y avalada por la Universidad de Buenos Aires, Argentina, y el Hospital de Saint Louis de Francia, explica que el tatuaje viene a ser una inclusión de un pigmento (colorante) a nivel de la dermis.

“Los tatuadores profesionales van a llevar el pigmento al nivel de la dermis que es la capa media de la piel, con los tatuadores amateurs la presión no es constante para mandarlo a una profundidad exacta.

“El pigmento, si está profundo, va llegar hasta a la hipodermis, y es cuando vienen las consecuencias, sobre todo en el cosmético, el pigmento empieza a emigrar o moverse”.

Woo menciona que un riesgo importante que existe son las infecciones, que pueden llegar a ser leves o hasta una gangrena.

“Si no hay higiene puede provocar sífilis, tuberculosis, hepatitis B o Sida. También hay un riesgo en las mujeres que se aplican tatuaje en el área de los ojos, porque va a interferir cuando vayan a hacerse una resonancia magnética.

“A veces cuando las colocan para la resonancia, el pigmento les arde o se les inflama, además va a producir una mala interpretación del estudio en cuanto a claridad e imagen, va a estorbar”.

La gente que tiene una cicatrización anormal de la piel, comenta, no se deberían de hacer tatuaje.



Higiene es clave

César Castillo Muñiz, propietario del Estudio Profesional de Tatuajes (Artísticos) Ritual, explica que el cliente debe estar bien seguro del tipo de tatuaje que se va hacer, y si no lo está, el tatuador tiene la obligación de orientarlo.

“Después se le explica lo que es la higiene, el material con el que se trabaja y se les da una hoja dónde se les advierte de que podrían tener problemas sociales y laborales; al firmarla, se les pone un tipo calcomanía o se diseña con marcador, para saber si les gusta el área y altura”, explica.

El periodo de cicatrización, menciona, es de una semana, se forma una costra en el tatuaje que no se debe de rascar o tallar, porque se viene con todo y color, después, indica, debe ponerse crema humectante, y lavarse con jabón neutro, y esperar a que se caiga la costra.

“Las agujas son especiales, nuevas y esterilizadas (se tiran en cada trabajo), son para hacer línea, sombrear y rellenar. Tenemos un contenedor para material punzocortante y la basura la tenemos dividida para material biopeligroso y para la común”, afirma.
Bookmark and Share
Publicidad


Boletines
Inscríbase para recibir boletines informativos