facebook Twitter
Edicion especiales


Feng Shui: La energía en orden

En un ambiente sano, la energía debe nacer, alimentarse, acumularse y eliminarse, sostiene el Feng Shui.

Thursday, February 14, 2013
 Foto: ThinkStock
Entre los principios básicos de esta práctica cada vez más conocida en Occidente y, según Curto, considerada ciencia en China, se encuentra el de asumir que hay dos fuerzas que lo rigen todo “el yin y el yang.
 
Si este año te propusiste explorar algunas alternativas para mejorar tu salud, quizá la propuesta del Feng Shui, sobre equilibrar la energía del espacio en que vives, te parezca atractiva.

“Es una herramienta que te ayudará a apoyarte en tu entorno para poder tener mayor bienestar en tu vida”, explica Mónica Koppel, autoridad en la materia y autora de varios libros al respecto.

La filosofía de esta práctica originaria de China “es que todo nuestro entorno exterior e interior, desde el paisaje más dinámico hasta el mueble y el objeto más pequeño de nuestro hogar, potencia nuestros anhelos o nos aleja de ellos”, indica Loli Curto en su libro Feng Shui, La Salud y El Bienestar de Tu Casa (Editorial Océano).

Entre los principios básicos de esta práctica cada vez más conocida en Occidente y, según Curto, considerada ciencia en China, se encuentra el de asumir que hay dos fuerzas que lo rigen todo “el yin y el yang, que dan vida a todas las formas existentes en el planeta y fuera de él. Por esta razón, todos los seres están sometidos a esta influencia directa que abarca no sólo el cuerpo físico, sino todo su entorno”.

Acomodar la disposición de los objetos y muebles en casa es entonces un camino para que la energía fluya positivamente en el espacio que consideras tu hogar.

Para entender un poco el efecto del flujo de energía, Koppel ejemplifica: “hay casos de personas que van a tratamiento a un hospital, mejoran, pero al regresar a casa, recaen”. Lo cual puede ser explicado porque haya una mala disposición de objetos y muebles que bloquean el paso de la energía vital. El entorno (macrocosmos) influye en el cuerpo (microcosmos).

En un ambiente sano, la energía debe nacer, alimentarse, acumularse y eliminarse, sostiene el Feng Shui.

“La energía en movimiento que fluye alrededor de la casa y en el interior se prolonga hasta el interior de nuestro cuerpo y alimenta nuestros órganos internos”, dice Curto.

De hecho, en la medicina tradicional china, hermana del Feng Shui, el viento y el agua son los vehículos que mueven dicha energía. “Se contemplan los vientos como causa de casi todas las enfermedades”, agrega.

Mónica Koppel, señala que tomar en cuenta estas recomendaciones ayuda a ese bienestar general al que la mayoría de las personas aspiran.





Para que fluya

la energía

Ventila tu hogar todos los días para librarlo de impurezas.

Escombra los rincones donde haya cosas amontonadas; los espacios ordenados se asocian con emociones ordenadas, y éstas con cuerpos más sanos porque varias enfermedades tienen origen emocional.

Procura que sea un espacio iluminado con luz natural.

Mantén limpia la casa.

Evita dormir cerca de los enchufes de electricidad o de aparatos eléctricos porque éstos producen un efecto electromagnético que baja las defensas del cuerpo.

Reduce al mínimo tu exposición al aire acondicionado.

Si estás expuesto a varios aparatos eléctricos por mucho tiempo, después camina descalzo sobre pasto o tierra para descargar esa energía.

Decora con flores y plantas naturales porque son una buena fuente de oxígeno.
Bookmark and Share
Publicidad


Boletines
Inscríbase para recibir boletines informativos