Like La Raza del Noroeste on Facebook!

facebook Twitter Youtube
Edicion especiales

“El Papa, afectó de manera directa y positiva a Seattle”

El primer nombramiento de Benedicto XVI fue el de Monseñor Eusebio Elizondo, nombrándolo obispo auxiliar para servir a la comunidad hispana del área

Thursday, February 14, 2013
 Foto: AP/Osservatore Romano
Foto de archivo del Papa Benedicto XVI, durante su visita a León, México el 26 de marzo del 2012. El Sumo Pontífice renuncio a su cargo el lunes pasado.
 
El 60% de los 364,000 católicos, en el estado de Washington, son hispanos. La cifra es derivada del Censo del 2010 donde se estudian los territorios parroquiales, de acuerdo a Isaac Govea, quien es el asistente del vicario para el ministerio hispano en Washington.

“La renuncia del Papa Benedicto nos afecta a todos los católicos por igual, hispanos y no hispanos. Cuando Benedicto XVI recién fue electo Papa, afectó de manera directa y positiva a Seattle; de hecho, el primer obispo nombrado por el Papa Benedicto XVI fue Monseñor Eusebio Elizondo, nombrándolo obispo auxiliar de Seattle para servir a una creciente comunidad hispana en el oeste de Washington”, dijo Govea en una declaración por correo electrónico a “La Raza del Noroeste”.

“La Raza del Noroeste” intentó varias veces hablar con el Monseñor Eusebio Elizondo, pero la llamada no fue atendida.

Desde el anuncio de su renuncia, el lunes pasado, el Papa Benedicto XVI de 85 años, dijo el miércoles ante miles de fieles que decidió renunciar por “el bien de la Iglesia”, en su primera presentación tras su sorprendente anuncio de que dejaría el cargo.

“Como ustedes saben, he decidido renunciar al ministerio que el Señor me otorgó el 19 de abril de 2005”, afirmó el pontífice en medio de los aplausos. “Hice esto en plena libertad por el bien de la Iglesia”.

“La decisión del papa Benedicto fue madura y valiente, y por la misma razón habla muy bien del él y de la Iglesia; y permite que la iglesia elija a un papa que tenga su capacidad al cien por ciento para servir a la Iglesia y al mundo”, dijo Govea.

Durante el papado de Benedicto nombró a 10 obispos hispanos desde el 2005, incluyendo a Elizondo. “Confiamos en que el nuevo papa abogue por los derechos de los pobres y los inmigrantes”, dijo Govea.

Con aspecto cansado, el papa celebró su última misa pública como pontífice, al presidir los servicios del Miércoles de Ceniza. Agradeció a los fieles sus oraciones y amor, que él dijo había “sentido físicamente estos días que no han sido fáciles para mí”. Pidió a los creyentes que “continúen orando por mí, por la Iglesia y por el futuro Papa”.

Benedicto XVI es el primer pontífice que renuncia al cargo en casi 600 años.

El próximo pontífice bien podría ser una hispano. El cardenal de Brasil Odilo Pedro Scherer y el cardenal hondureño Oscar Andrés Rodriguez Maradiaga están entre los posibles candidatos. Govea dijo que entre los posibles sucesores de Juan Pablo II se encontraba Maradiaga.

El Vaticano adelantó algunos detalles del último día del pontífice en el puesto y dijo que asistirá a una ceremonia matutina de despedida con sus cardenales y alrededor de las 5 de la tarde se trasladará en helicóptero a la residencia veraniega papal en Castel Gandolfo.

De acuerdo a los tiempos establecidos, Benedicto XVI estará geográficamente lejos del Vaticano cuando deje de ser Papa a las ocho de la noche, plazo que él mismo decidió para la conclusión de sus funciones como pontífice porque a esa hora deja de trabajar.

Benedicto dijo que serviría a la Iglesia durante el resto de sus días “por medio de una vida dedicada a la oración”. El Vaticano anunció inmediatamente después de su abdicación que Benedicto XVI iría a Castelgandolfo, la residencia veraniega papal al sur de Roma, para ir después a vivir enclaustrado en un monasterio.
Bookmark and Share
Publicidad


Boletines
Inscríbase para recibir boletines informativos