Like La Raza del Noroeste on Facebook!

facebook Twitter
Edicion especiales


Llegan los cuarenta y kilos


Thursday, February 21, 2013
 Foto: ThinkStock
Los especialistas afirman que metabolizar la grasa es aún más difícil para las mujeres.
 
A tus 40 sientes que deshacerte de las llantitas ya no es tan fácil como en décadas pasadas. Tienes razón. A quienes están en la cuarta década de la vida les cuesta mucho más trabajo metabolizar la grasa, lo que provoca que se acumule; sin embargo, tampoco es una meta imposible de alcanzar.

Marcia Robles Gil Pérez, nutrióloga de Balek, explica que a esa edad el metabolismo se hace más lento y las necesidades energéticas disminuyen, pero las personas siguen comiendo en las mismas cantidades.

“Hay que agregar que, además, el mayor consumidor de glucosa (azúcar) y lípidos (grasa) es el músculo y a esa edad la actividad física es menor”, señala Jesús Montoya Ramírez, bariatra del ISSSTE.

La nutrióloga comenta que después de los 40 años, en las mujeres se da una alteración en el metabolismo de los carbohidratos, nutrimentos ricos en glucosa, lo que ocasiona que los niveles de esta sustancia aumenten en sangre, en la cual se acumulan como grasa, particularmente como triglicéridos (un tipo de grasa).

Los especialistas afirman que metabolizar la grasa es aún más difícil para las mujeres.

“Las mujeres tienen menos masa muscular y mayor depósito de grasa corporal debido al estímulo hormonal, lo que dificulta el metabolismo de ésta. En tanto que en los varones el desarrollo muscular es mayor debido al estímulo hormonal, lo que les permite metabolizar más fácilmente los lípidos”, indica el bariatra. Robles Gil Pérez asegura que es más complicado para las mujeres mayores de 45.

“La razón es que con el climaterio los niveles de estrógenos se ven disminuidos y estas hormonas están directamente relacionadas con el metabolismo de las grasas, lo que provoca un aumento en las reservas de éstas”.



Son obesos por genética

Agencia Reforma

Estudios recientes en medicina genómica, realizados por el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición y el Departamento de Biología Molecular de la UNAM demuestran que la población mexicana tiene genes que la predisponen a desarrollar obesidad, sin embargo, se puede revertir o evitar con alimentación adecuada y actividad física.

La obesidad es un problema de salud, al contribuir al desarrollo de enfermedades crónicas, como diabetes, hipertensión arterial y cáncer, padecimientos que se sitúan entre las primeras causas de muerte, según un comunicado de la dependencia.

Investigadores de ambas instituciones desarrollaron en los últimos cinco años el estudio de factores genéticos, con el objetivo de conocer las causas de la mayor susceptibilidad de los mexicanos para desarrollar obesidad, explica Carlos Alberto Aguilar Salinas, subjefe del Departamento de Endocrinología del instituto e integrante del equipo del trabajo.

Aguilar Salinas indica que el estudio comprobó que el riesgo disminuye con un estilo de vida saludable, por lo que recomendó a la población mexicana realizar 30 minutos al día de actividad física, como caminata, bicicleta o ejercicio aeróbico; incrementar el consumo de verduras y frutas, y reducir el de bebidas azucaradas y alimentos ricos en carbohidratos.

Las personas con antecedentes hereditarios de obesidad, es decir que su madre o padre haya tenido ese problema, deben extremar medidas preventivas para mantener su peso adecuado, alerta el especialista.
Bookmark and Share
Publicidad


Boletines
Inscríbase para recibir boletines informativos