(AP Foto/Timothy D. Easley)

Alarma en hipismo de EEUU por política inmigratoria de Trump

Por BRUCE SCHREINER,

Associated Press

LOUISVILLE, Kentucky, EE.UU. (AP) — Es un día como cualquier otro en Churchill Downs y los trabajadores limpian los establos, bañan a los caballos y los sacan a caminar después de cada práctica. Cuando hablan entre ellos, lo único que se escucha es español.

Si bien nunca se los ve en las tribunas preferenciales ni en los palcos de lujo, donde los aficionados beben un julep de menta, lucen sombreros sofisticados y alientan a su ejemplar favorito el primer sábado de mayo en el Derby de Kentucky, los inmigrantes latinoamericanos son indispensables en Churchill Downs y en otros hipódromos de Estados Unidos, según la gente del ambiente. Y cunde el temor del impacto que pueda tener la política inmigratoria del presidente Donald Trump, en los inmigrantes y en los hipódromos.

Si bien es sabido que muchos trabajadores están en el país ilegalmente, también abundan los empleados que se acogen al programa de visas H-2B. Y un control más estricto de ese programa ha provocado una escasez de trabajadores.

Hay quienes dicen que la presencia de trabajadores extranjeros tiende a bajar los sueldos de todos. Pero Dale Romans, segundo en la lista de entrenadores con más victorias en Churchill Downs, dice que no puede encontrar estadounidenses que quieran hacer ese trabajo.

“Este negocio sobrevive gracias a los trabajadores inmigrantes”, declaró Romans. “Sin ellos, no sé lo que haríamos”.

La inquietud aumentó tras la elección de Trump, que llegó a la presidencia prometiendo mano dura con la inmigración ilegal y tildó a muchos mexicanos de violadores y asesinos.

“No diría que hay un temor generalizado, pero sí cierto nerviosismo” entre los trabajadores extranjeros, declaró el capellán del hipódromo Joseph del Rosario. “Temen que los vayan a echar porque no son ciudadanos”.

“Tengo miedo. Pueden venir cualquier día y mandarme de vuelta a México”, declaró un peón de 53 años que trabajó en hipódromos de todo el país.

El hombre, que aceptó ser entrevistado a condición de no ser identificado por temor a que el gobierno se entere de que está en el país sin permiso de residencia, dijo que su visa expiró hace un par de años y él permaneció en el país y continuó progresando en el mundo del hipismo. Toda su familia está forjándose un futuro en Estados Unidos. Si tuviese que regresar a México, afirmó, probablemente terminaría trabajando en el cultivo de aguacates.

Incluso los trabajadores que están en el país legalmente, con visas, temen ser perseguidos.