(AP Foto/Eduardo Verdugo)

(AP Foto/Eduardo Verdugo)

El show de Maradona se estrena en México con un triunfo

Associated Press

CULIACÁN, Sinaloa (AP) — Como entrenador, Diego Armando Maradona cosechó un triunfo. Y como showman, no defraudó en absoluto.

Los Dorados de Sinaloa golearon el lunes 4-1 a los Cafetaleros de Tapachula, en un encuentro de la segunda división, que marcó el debut del astro argentino en el banquillo de este club del noroeste de México.

El ecuatoriano Vinicio Angulo anotó tres goles, pero fue Maradona quien se robó el espectáculo. Alentó a su equipo. Arengó al público, que no alcanzó a llenar el graderío del estadio en Culiacán. Dio algún manotazo en la banca cuando las cosas no salían.

Y cuando funcionaron, no se guardó las muestras de júbilo.

Salió de su banquillo a festejar con varios de sus jugadores, incluido Angulo, quien convirtió un penal para su tercera anotación. Más tarde, cuando Jesús Escoboza aprovechó un error del arquero visitante para conseguir la cuarta anotación, el “Pelusa” levantó las manos hacia el cielo e ingresó al campo para felicitar a sus jugadores.

Maradona sólo regresó a su banquillo por petición del cuarto árbitro. Y cuando llegó el silbatazo final, volvió a abrazar y a tomar de la cabeza a todos sus jugadores. Incluso llegó a tomarse selfies con algunos rivales que se lo solicitaron.

“No hay ningún efecto (Maradona), yo sabía que ganábamos cuando los vi entrenar con ganas, con hambre, estos muchachos tienen hambre de gloria”, dijo Maradona en una conferencia de prensa tan concurrida que el rostro apenas alcanzaba a vérsele entre un enjambre de micrófonos colocados sobre la mesa. “Cuando nos reunimos después del partido les dije que no se ganó nada, se ganó un partido y nos quedan muchas finales por ganar pero con esta predisposición lo vamos a lograr, queremos un sueño lindo que comenzó hoy con Cafetaleros”.

Al estilo de la selección de Islandia en la Eurocopa de 2016 y en el Mundial de este año, Maradona se unió a sus jugadores para aplaudir con los brazos en alto frente al público, que hizo lo propio una vez consumado el triunfo.

“Yo no sé si callo bocas, a lo que vengo es a trabajar, a trabajar con mi cuerpo técnico, la mayoría de la gente y ningún periodista tiene la síntesis del entrenamiento de la semana, por eso se callan voces”, agregó Maradona. “Los jugadores créeme que son un ejemplo para todos, el triunfo es mérito de los muchachos por el trabajo”.

Angulo logró sus tantos a los 59, 61 y 76 minutos para resolver un partido que se complicó en la primera mitad para el nuevo equipo de Maradona, quien hace 10 días sorprendió al anunciar su llegada a la ciudad de Culiacán, considerada la cuna del narcotráfico en México.

Por lo pronto, y pese a haber trabajado sólo una semana, el primer partido de Maradona con Dorados le suministró oxígeno a un equipo ubicado en la parte baja de la tabla de la segunda división.

“Hace una semana que estamos acá y tuvimos que hacerle ‘tests’ a los muchachos, de hidratación, de pelota parada, además hacer jugadas y correr porque había unos que por ahí les costaba, es lo que trabajamos”, dijo Maradona.