(Foto: Matt Sayles/Invision/AP)

(Foto: Matt Sayles/Invision/AP)

Fuego y furia en la 60a entrega anual de los premios Grammy

Por KRISTIN M. HALL,

Associated Press

La 60ma entrega anual de los premios Grammy se convirtió en una plataforma para que los artistas se expresaran en contra del abuso y acoso sexual, pero también para que criticaran al presidente Donald Trump y hablaran sobre inmigración y violencia armada.

A continuación algunos de los momentos más destacados de la premiación del domingo:

FIRE AND FURY

Los Grammy presentaron un segmento grabado de sátira contra el presidente Tump que incluyó una sorpresiva participación de Hillary Clinton y otros artistas leyendo fragmentos vergonzosos del revelador libro sobre la administración Trump “Fire and Fury”.

La rapera Cardi B añadió su propia opinión tras leer sobre las rutinas de Trump al preguntarse “¿Así es como lleva su vida?”. Pero fue la participación de Clinton la que generó el mayor aplauso del público en el Madison Square Garden.

Como era de esperarse fue uno de los puntos más comentados en Twitter, lo que llevó a que la embajadora de Estados Unidos para Naciones Unidas dijera que el segmento era “basura”.

NO SOLO HOLLYWOOD

Janelle Monae señaló el papel y la responsabilidad de la industria musical tras una ola de escándalos por violencia sexual que han sacudido a Hollywood.

“No solo está ocurriendo en Hollywood”, dijo Monae durante la premiación. “No solo está ocurriendo en Washington. Está ocurriendo justo aquí en nuestra industria también”.

ACTOS DE VIOLENCIA

La ceremonia de los Grammy comenzó con una mezcla de rap, rock y comedia, con Kendrick Lamar, U2 y Dave Chappelle. Lamar ha mezclado antes música y arte performance en los Grammy, y lo hizo una vez más con un ejército de bailarines camuflados marchando frente a la bandera estadounidense.

Lamar terminó su presentación mientras se escuchaba el ruido de unos disparos detrás de su rapeo feroz y los bailarines iban cayendo uno por uno al piso.

Momentos después en la gala de los Grammy, tres artistas country rindieron homenaje a las víctimas del tiroteo masivo en un festival country de Las Vegas y un ataque con explosivos en el concierto de Ariana Grande en Manchester, Inglaterra.

De pie frente a los nombres de las víctimas, el estoico Eric Church parecía luchar para controlar sus emociones tras sus gafas de sol durante la interpretación de “Tears in Heaven” de Eric Clapton, junto con Maren Morris y Brothers Osborne.

UN PAIS DE SOÑADORES

Al igual que los miles de jóvenes conocidos como “dreamers”, (soñadores) la cantante Camila Cabello es una inmigrante cubana-mexicana traída a Estados Unidos por sus padres cuando era niña. Cabello habló sobre el sueño americano en una referencia ligeramente velada sobre la política migratoria de la administración de Trump.

“Este país fue construido por soñadores para soñadores”, dijo la cantante en una aparente referencia a los jóvenes dreamers protegidos durante la administración de Obama bajo un programa que fue cancelado por Trump el año pasado.

Tras una lectura del poema que está escrito en la base de la Estatua de la Libertad, la banda irlandesa U2 usó la emblemática imagen como fondo para su interpretación pregrabada de “Get Out of Your Own Way” desde una barcaza en el río Hudson.

DUETO

Elton John y Miley Cyrus tuvieron uno de los momentos más comentados de los Grammy con su gran versión de la balada de John “Tiny Dancer”.

El dueto fue elogiado en las redes sociales.

RETRO MUSICAL

Habrá sido el 60 aniversario de los Grammy, pero Bruno Mars llevó el show de vuelta a los años 90 con una interpretación muy animada de su éxito “Finesse”.

Mars fue el gran ganador de la noche, con seis premios. Superó al principal nominado Jay-Z. Acompañado por Cardi B, su actuación fue un homenaje a la serie “In Living Color” con el toque funk y R&B de Mars y la rapera mostrando sus habilidades con el baile y el micrófono.

 

(Foto: Matt Sayles/Invision/AP)

(Foto: Matt Sayles/Invision/AP)