Skagit County’s Opioid Workgroup Leadership Team created a plan to meet several goals: prevent opioid misuse, treat opioid dependence, expand access to medication assisted treatment and prevent deaths.

Skagit County’s Opioid Workgroup Leadership Team created a plan to meet several goals: prevent opioid misuse, treat opioid dependence, expand access to medication assisted treatment and prevent deaths.

Comunidades se unen para luchar contra la crisis de opioides

Cuando la gente se junta, grandes cosas pueden suceder. Así lo ha demostrado un grupo de personas y organizaciones del Condado de Skagit. Quienes, a través de sus esfuerzos continuos, trabajan para encontrar un camino hacia el manejo de la crisis de opioides que aparenta ser impenetrable.

En el 2015, representantes de todos los sectores de la comunidad se reunieron y formaron el Fideicomiso de Salud de la Población (Population Health Trust o PHT por sus siglas en inglés) para juntos evaluar los problemas de salud más apremiantes en el Condado de Skagit.

El objetivo de dicho grupo era identificar las prioridades de salud y bienestar que más apremian a la comunidad, y a su vez trabajar juntos en el diseño de programas dirigidos a mejorar el estado de salud en el Condado., explica Kristen Ekstran, Analista de Salud Comunitaria del Departamento de Salud Pública del Condado de Skagit.

Encabezando la lista de problemas estaban los opioides. El PHT reunió a un equipo de expertos de la comunidad para desarrollar un plan. Este grupo conocido como Equipo de Trabajo y Liderazgo sobre Opioides (OWLT por sus siglas en inglés) está compuesto por miembros del equipo de manejo de emergencias, la comunidad médica y proveedores de tratamiento entre otros. Después de ocho meses de trabajo investigativo en la que se identificaron las fortalezas y debilidades del estado de salud de la comunidad, tuvimos una imagen mucho más clara de lo que realmente estaba sucediendo a pesar le haber comenzado con datos limitados”, dice Ekstran. El grupo diseñó un plan que cumpliría varios objetivos: prevenir el uso indebido de opioides, tratar la dependencia de los opioides, ampliar el acceso al tratamiento asistido con medicamentos y prevenir las muertes.

Uno de los mayores éxitos de este plan, es que la comunidad se ha unido; organizaciones que nunca antes habían trabajado juntas están colaborando para resolver el problema”.

Caminando hacia el futuro:

El plan de acción del Condado de Skagit contempla 31 puntos de acción de los cuales algunos ya se han logrado o están en curso. Dos de las acciones tienen un gran potencial de impactar significativamente a la comunidad. En primer lugar, la Ordenanza de Devolución Segura de Medicamentos (Secure Medicine Return SRM por sus siglas en inglés). Esta requiere que la industria farmacéutica pague por la eliminación segura y adecuada de los medicamentos no deseados o que estén vencidos, los cuales no se pueden tirar a la basura sin que estos dañen el medio ambiente, explica Randy Elde, farmacéutico retirado y miembro activo de OWLT. “A través de la devolución segura de medicamentos, ahora tenemos más establecimientos donde las personas pueden ir a devolver sus medicamentos de manera fácil y segura”, dice Elde. Esta es una estrategia de prevención muy importante.

En segundo lugar, se firma la Ordenanza en la que se requiere que los servicios de emergencia y los hospitales notifiquen todos los incidentes de sobredosis por opioides. Esta Ordenanza ayudará a la comunidad a determinar hacia donde deben destinarse los recursos, y permite la divulgación de información.

“Desde el punto de vista de aplicación de la ley, eso es lo que me involucró en esto”, dice el jefe de la policía Lin Tucker. “Estamos lidiando con efectos a corto plazo, los efectos crudos de las personas que usan opioides”. Poder conectar a estas personas con grupos de apoyo o tratamiento que estén disponibles cuando estas están listas para recibirlo, es una pieza vital del rompecabezas. Solo es posible lograrlo cuando diferentes organizaciones trabajan juntas.

“Te da la oportunidad de ver la situación desde diferentes ángulos, y así atacamos esto desde todos los ángulos que podamos, impactaríamos a más personas”, dice.

Visto de cerca el número de personas afectadas, deja en claro que el uso indebido de los opioides y su impacto, no se limita un grupo demográfico en específico. “Este es un problema de todas las personas”, enfatiza Tucker. “Y tenemos que dar una mano a los que la necesiten y la quieran”.

Mirando al futuro, PHT continuará involucrando a la comunidad en la búsqueda de soluciones.

Elde, Tucker y otros miembros de OWLT continúan activos en la comunidad haciendo presentaciones educativas y creando conciencia sobre las iniciativas comunitarias locales. También, abordan el tema de como ampliar el tratamiento asistido con medicamentos (MAT por sus siglas en inglés) como el estándar de acción para trastorno por uso indebido de opioides; reducir el estigma, para facilitar que las personas hablen sobre la adicción y busquen ayuda.

PHT también está trabajando en mejorar la comunicación de la información. Encontrar los recursos necesarios puede ser confuso y un factor determinante en la búsqueda de ellos. Es por eso que se está contemplando un modelo de centro de servicios “resource hub” el que ayudaría a los resientes a navegar mejor el sistema de recursos y apoyo reduciendo así los obstáculos de acceso a información. “Al incluir a la comunidad en todo el proceso, hemos visto un gran impacto al hacer esto”, dice Elde. “Todos los que se involucran en esto sienten una gran satisfacción por su contribución y compromiso con la comunidad”.