Destreza y elegancia en el Primer Campeonato Estatal de Charrería

Por Carmelo Gonzales, La Raza del Noroeste

Arlington, Washington se vistió de gala. Con un cielo despejado y con una temperatura de 89F, el primer Campeonato Estatal de Charrería se llevó a cabo este sábado 13 de agosto. La celebración fue nombrada en honor de Pablo Castillo Aceves, Secretario General, cronista y locutor oficial de Charrería en el Estado de Washington. El Sr. Castillo es una institución en la promoción de la charrería en el Noroeste de los Estados Unidos y un erudito en el tema. Cuatro grupos de charros y dos escaramuzas participaron en el evento. Los Charros Herencia Bonita, Los Regionales de Seattle, Los Charros del Puente de San Isidro y Los Charros del Bajío se encontraban entre los participantes masculinos. La escaramuza charra generalmente está compuesta por ocho damas dentro de este deporte tradicional de México. La Escaramuza Herencia Charra de Kent, Washington y La Escaramuza Las Rosas de Oregón fueron parte de la participación femenina que se dieron cita en el Lienzo Charro Puente de San Isidro en esta ciudad.

Las banderas de los Estados Unidos y México recibieron honores por los participantes y el público presente. Eran portadas por dos charros a caballo mientras una música marcial de fondo daba pauta al acto. La pieza musical fue una Marcha Dragona la cual se usa en actos militares para el avance de la caballería. El Cónsul de México Roberto Dondisch Glowinski estuvo presente. La destreza de los charros en sus ejecuciones emocionó a los espectadores al ejecutar el coleo y el paso de la muerte. Algunas personas gritaban a causa de las peligrosas ejecuciones como el de pasarse de un caballo a otro en movimiento. La faena que el jinete tiene que ejecutar en tres minutos es emocionante y al mismo tiempo peligrosa. Por esta razón, no pasaron desapercibidos estos actos que requieren destreza y precisión. Porque una falla puede poner en peligro la vida del jinete o lesiones severas al ser pisado por los caballos en galope.

Los charros y las escaramuzas vestían elegantes trajes. Los charros con su vestimenta proyectaban una imagen de gallardía y valentía. Las participantes de los grupos femeninos o escaramuzas portaban sus vestidos con elegancia y buen gusto. Las jóvenes de Herencia Charra de Kent lucían imponentes con sus trajes en una combinación de azul y blanco. Por otra parte, las integrantes de la Escaramuza Las Flores de Oregón precisamente originarias del estado vecino, portaban majestuosamente sus trajes en una combinación de rojo y blanco. Las diversas competencias fueron amenizadas con música de corte campestre y la voz del Señor Pablo Castillo Aceves narraba y reanimaba a los charros participantes. Sin lugar a dudas, que las personas presentes disfrutaron y no se sintieron defraudados en el primer Campeonato Estatal de Charrería en el estado de Washington en el cual participaron asociaciones de charrería de Washington y del estado de Oregón.