Dándole una oportunidad a las Escuelas Públicas Chárter

Por Nati Piña

Cuando mi hijo Omar llegó al quinto grado, ya era experta en reuniones de padres y maestros. En persona, escuchaba que mi hijo estaba en el camino correcto, pero luego sus calificaciones llegaban y reflejaban algo diferente. No quería que mi hijo fuera tomado de menos por la escuela. Yo quería que lo motivaran académicamente y que lo ayudaran a desarrollar sus habilidades a su máximo potencial. Pero como una madre inmigrante que trabaja, necesitaba más apoyo de la escuela para que esto sucediera.

Buscando otras opciones escolares, acepté la invitación de una madre para asistir a una reunión informativa de Rainier Prep. Es una escuela secundaria de quinto al octavo grado en el área de Highline enfocada en preparar a sus alumnos para que tengan éxito al nivel universitario.

Con un nombre como Rainier Prep, esperaba una escuela privada de lujo, pero de hecho, Rainier Prep es una escuela pública, gratuita y abierta a todos. Es una de las primeras escuelas públicas chárter de Washington. Rainier Prep tiene mayor libertad y flexibilidad – sobre el horario escolar, el currículo, el personal, e incluso para el uniforme – y hay una gran participación tanto de padres como del estado.

Quede impresionada con la reunión informativa de Rainier Prep. Los co-fundadores fueron amables, estaban preparados y contentos de estar ahí. Aprendí que Rainier Prep daría a los estudiantes la oportunidad de cuestionar y explorar en un espacio donde serían desafiados académicamente y al mismo tiempo cultivar el liderazgo. Lo que me llamo la atención fue la estructura de las clases que fomentan el aprendizaje práctico y el horario que se extiende desde las 8:45 am a 4:15 pm. Como una madre que trabaja, este horario me hizo sentir segura que mi hijo estará supervisado y a la vez podrá tener ayuda para hacer la tarea y más tiempo para actividades de enriquecimiento que ofrece la escuela.

En ese momento, inscribí a Omar en Rainier Prep.

Desde el principio, los maestros han sido sinceros sobre los niveles académicos y me han dado información específica sobre cómo puedo apoyar a mi hijo. La atención individual y la comunicación frecuente es lo que necesito de las escuelas de mis hijos.

He visto logros académicos y también cambios de actitud y de hábitos en mi hijo, por ejemplo aprendió a ser más organizado para poder cumplir con sus responsabilidades. Mi hijo siempre ha tenido a sus maestros en alta estima y el año pasado en Rainier Prep reafirmo su punto de vista sobre ellos, los cuales son unos campeones que creen en él y en sus capacidades.

Siendo Ranier Prep una escuela pública chárter que responde a su comunidad, ha hecho que mi actitud y expectativas como madre sean diferentes ya que cuando llego a la escuela, el personal, profesores y padres voluntarios saben quién soy me saludan y me dan la bienvenida.

Rainier Prep tiene una Gerente de Relaciones Comunitarias y Estudiantiles que habla español, lo cual ayuda mucho en la comunicación con la escuela. Los padres inmigrantes hispano-hablantes, como yo, pueden comunicarse libremente con Rainier Prep y sabemos que nuestras voces son escuchadas. Esta inclusión nos motiva a permanecer activos en la comunidad escolar.

Sinceramente a un principio, me gustaba tanto Rainier Prep que quería mantener la escuela en secreto – pero sabía que otras familias se beneficiarían mucho al inscribirse y conocer a Rainier Prep y otras escuelas públicas chárter y al saber acerca de las increíbles oportunidades que estas escuelas presentan. Así que compartí la información con otras familias.

Como madre de Rainer Prep, siento que mi hijo y yo somos importantes. Creo que los padres que quieren lo mejor para sus hijos siempre van a buscar oportunidades y recursos que los hará tener éxito académicamente y al nivel profesional.

Animo a otros padres, especialmente los padres latinos e inmigrantes, que visiten Rainier Prep o cualquier otra escuela pública chárter de Washington. Averigüen si el sistema es el más adecuado para su familia. Sé que la idea de cambio puede ser aterradora y difícil, pero en mi caso, hacer el cambio a una escuela pública chárter valió totalmente la pena.