¡Hace viento! ¡Se fue la luz!

Sophia Vackimes, Coordinadora de Servicios de Emergencia en Español,Ciudad de Renton

Todos hemos notado como últimamente ha estado haciendo viento. Hemos sentido como nos empuja cuando caminamos, y cuando vamos manejando. Durante estas tormentas los árboles se mecen de manera violenta a la vez que el agua de la lluvia cae con más fuerza. Por lo general, puesto que la mayoría del tiempo estamos dentro de edificios o nuestro automóvil, tendemos a pensar que nada nos puede pasar, que estamos a salvo. Estamos tan acostumbrados a esta noción de seguridad que tendemos a ser menos precavidos y pensar que como no nos ha sucedido nada nunca, nada nos va a suceder hoy. Pero esto cambia momentáneamente cuando leemos una noticia que anuncia que a un automóvil le cayó encima un árbol, pero inmediatamente ponemos a un lado el periódico y pensamos que como no nos sucedió nada todo está bien.

La realidad es que nos jugamos la vida con cada mala decisión que tomamos. Quienes salimos durante los ventarrones de esta semana estaban en peligro. A mí me dio vergüenza haber salido luego de haber escuchado que no debía haberlo; además pude haber involucrado a muchos otros en un accidente.

Cuando hay avisos de tormentas, ventarrones, nevadas, etc. hay que acatarlos. Hay que tomar responsabilidad inmediata y tomar decisiones de importancia. ¿Es realmente necesario ir a la clase de Pilates? ¿Ir por pizza? ¿Salir a ver el partido con los amigos?

Es claro que muchos tenemos que regresar a casa luego del trabajo, o salir temprano por la mañana a trabajar ya que no podemos faltar aunque una alerta se haya anunciado. Pero no hay que confiarse.

Algunas recomendaciones para tormentas y ventarrones son: una vez que se ha recibido una alerta, hay que acatarla. Esto significa ponerse a salvo, asegurarse de cerrar puertas y ventanas en casa y de no hacer viajes innecesarios en el automóvil. Una vez en casa no hay que olvidar que si hay una tormenta eléctrica, o subidas y bajadas súbitas de voltaje debemos desconectar la televisión, la computadora, etc., a fin de que cuando regrese la electricidad no les entre demasiado voltaje de golpe y se puedan estropear. ¿Tenemos las lámparas de mano listas?