(AP Foto/Fernando Antonio)

(AP Foto/Fernando Antonio)

Honduras rechaza nuevas elecciones; siguen protestas

Por FREDDY CUEVAS y LUIS ALONSO LUGO, Associated Press

TEGUCIGALPA (AP) — El gobierno de Honduras rechazó el lunes una sugerencia de la Organización de Estados Americanos (OEA) para realizar nuevas elecciones presidenciales, luego de unos controvertidos comicios que desataron acusaciones de fraude de la oposición y dudas de observadores internacionales sobre la transparencia de los resultados.

“No habrá otra elección”, señaló en rueda de prensa el vicepresidente de Honduras, Ricardo Álvarez, mientras en las calles simpatizantes de la oposición mantenían bloqueadas calles y carreteras en rechazo a la declaración del presidente Juan Orlando Hernández como ganador de los comicios del 26 de noviembre.

“La única elección es la que se realizará dentro de cuatro años”, añadió.

El tribunal electoral de Honduras declaró el domingo que el ganador de los comicios fue el actual mandatario, lo cual desató de inmediato críticas del candidato opositor Salvador Nasralla y de sus seguidores, que han dicho que no reconocerán los resultados.

El mismo domingo, la OEA -que envió una misión de observadores para los comicios- señaló que era imposible determinar el resultado con suficiente certeza por irregularidades cometidas en el recuento de los votos, por lo cual consideró que lo mejor “es un nuevo llamado a elecciones generales”.

Sin embargo, el vicepresidente hondureño aseguró el lunes que se revisaron todas las actas electorales “y reflejan una cosa: Hernández es el nuevo presidente”.

También criticó al secretario general de la OEA, Luis Almagro, y dijo que no tenía por qué pedir nada. “Honduras es un país independiente”, señaló y acusó a Nasralla y al expresidente Manuel Zelaya de generar caos en el país.

Los manifestantes ocuparon vías estratégicas en todo el territorio nacional con piedras y neumáticos incendiados para impedir el paso de vehículos, mientras miles de personas intentaban llegar a pie a sus centros de trabajo. Muchas universidades, escuelas y bancos estaban cerrados.

Soldados y policías fueron vistos quitando obstáculos en las vías, que casi de inmediato los partidarios de Nasralla colocaban de nuevo.

Nasralla se encontraba en la capital de Estados Unidos, donde buscaba apoyo ante lo que considera un fraude electoral y en principio se reunió con Almagro, a quien entregó documentos con supuestas evidencias de las irregularidades.