La importancia de la relación México – Estados Unidos

Es para mí un verdadero privilegio haber asumido el cargo de Cónsul de México en Seattle el pasado 1° de julio. Llego al estado de Washington a enfrentar grandes retos, no solo de continuar trabajando en aumentar y mejorar los servicios y atención a nuestros connacionales, sino de trabajar fortalecer aún más los lazos entre la comunidad mexicana y el estado de Washington, así como la relación política, cultural y comercial entre ambos países.

Y es que México y Estados Unidos se benefician, en gran medida, de esta relación económica; y el pueblo estadounidense se favorece de la presencia de los mexicanos en este país. Somos aliados y amigos.

Hoy en día más de 6 millones de empleos de Estados Unidos dependen de la relación comercial con México, al tiempo que las cadenas de producción continúan integrándose. México y Estados Unidos no sólo comercian entre ellos, construyen cosas juntos: desde automóviles, que cruzan ocho veces nuestra frontera en el proceso de producción, hasta teléfonos inteligentes y computadoras; desde cerveza hasta lo último en aeronaves.

México se ubica en el top ten de la industria a nivel mundial en sectores como: el automovilístico, electrónico, telecomunicaciones, aeroespacial, alimentos, productos químicos, dispositivos médicos, productos farmacéuticos y plásticos. México contribuye a fortalecer estos sectores para el beneficio de Estados Unidos, nuestro más cercano y más importante aliado.

Del mismo modo, la relación México-Estados Unidos es fuerte debido a que es el producto de su gente. Los migrantes contribuyen a este país con su trabajo honesto y duro.

El pueblo mexicano es y ha sido siempre una presencia positiva y una fuerza para el bien de Estados Unidos. La población de origen mexicano en Estados Unidos, que es de aproximadamente 35.5 millones, genera el 8% del producto interno bruto, y los migrantes de origen mexicano poseen 570 mil empresas: una de cada 25 en el país.

Debido a todas estas razones y más, la alianza México-Estados Unidos es inamovible. El futuro y la viabilidad de Estados Unidos como una potencia económica está relacionada con el éxito de su población migrante.

Es por eso que, particularmente en Washington y Alaska, estoy convencido de la importancia de seguir trabajando juntos por una relación duradera, mutuamente fructuosa, basada en confianza mutua y respeto. Como nuevo Cónsul de México me comprometo a trabajar día a día para lograr este objetivo.

Saludos cordiales,

Dr. Roberto Dondisch

Cónsul de México en Seattle