El Director Ejecutivo de Casa Latina, Marcos Martínez, dirigiéndose a la audiencia. (Foto / Cortesía Casa Latina)

Más de 800 personas celebran logros de Casa Latina en gala anual

Más de 800 personas, más que nunca antes en la historia de los 23 años de Casa Latina, asistieron a la Gala En Camino el sábado 7 de octubre, mandando un mensaje profundo de fuerza y solidaridad con la comunidad inmigrante latina. Casa Latina es una organización sin fines de lucro en Seattle que promueve el poder y bienestar de inmigrantes latinos a través del empleo, educación y acción comunitaria.

Esta gala anual logro recaudar más de $370,000—rompiendo otro récord—para defender y apoyar a la comunidad inmigrante latina. La organización ha dicho que la noche fue un poderoso recordatorio de cuanto podemos lograr cuando trabajamos juntos.

Durante el evento, el procurador general del estado de Washington Bob Ferguson fue el orador principal y reitero a la audiencia que las leyes pueden servir para proteger y crear justicia para el pueblo. Casa Latina también estrenó un video especial que muestra como los programas de Casa Latina ayudaron a Fredi Dubon y Maria Luisa Cruz, dos miembros de Casa Latina, a superar sus miedos y alcanzar metas personales. (Vea el video aquí: http://casa-latina.org/videos/casa-latina-now-i-cry-for-joy.) Cuando Fredi llegó a Seattle, experimentó la falta de vivienda y el robo de su salario. Hoy en día Fredi tiene trabajo regular como entrenador de salud y seguridad en el trabajo en Casa Latina. También obtiene trabajos en la jardinería y vive feliz con su esposa Brittany y sus dos pequeños hijos.

Maria Luisa enfrentó abusos en su casa y en el trabajo mientras vivía en México. Gracias a Casa Latina, ha encontrado buen trabajo con un salario justo y ha aprendido cómo compartir su historia con confianza para abogar por sí misma, su familia y su comunidad.

El evento también mostró el impacto que Casa Latina tiene a través de las generaciones de las familias de nuestros miembros. Selina Mariñas, hija de Silvia Gonzales, otro miembro de Casa Latina, contó cómo Casa Latina y su madre le han dado la valentía para convertirse en la primera persona en su familia en recibirse de la universidad y empezar el camino para ser abogada en el futuro. Durante su discurso, Selina dijo, “Quiero dejarlos con una lección que mi mama me enseñó: no debes tener miedo. Cuando no tienes miedo, cuando eres valiente—como Casa Latina nos inspira a ser—se esparce para tocar las vidas que te rodean.”

Maricruz Palma—hija de Elvia Cortes, otro miembro de Casa Latina y beneficiaria de DACA—compartió cómo Casa Latina y su madre le ayudaron a “encontrar y usar [su] voz para abogar por y defender a la comunidad inmigrante.”

Selina y Maricruz mencionaron un refrán mexicano popular durante sus discursos: “Quisieron enterrarnos, pero no sabían que éramos semillas.” Casa Latina ha sembrado muchas semillas de oportunidad para la comunidad inmigrante latina. Fredi, Maria Luisa, Maricruz y Selina son ejemplos de cómo estas semillas pueden florecer. Casa Latina quisiera agradecer a todas las personas—invitados, voluntarios, patrocinadores, donantes, aliados y amigos—que proveen la luz, agua y sustento que estas semillas necesitan para crecer.

 

Los asistentes bailaron después de la gala al ritmo de la banda Cambalache. (Foto/ Cortesía Casa Latina)