(AP Foto/Marco Ugarte)

(AP Foto/Marco Ugarte)

México retira a migrantes de calles de Tapachula, en el sur

Por MARÍA VERZA,

Associated Press

TAPACHULA, México (AP) — Las autoridades migratorias de México retiraron el martes un par de campamentos de migrantes en la sureña ciudad de Tapachula, en el estado de Chiapas, en lo que parece un intento por organizar un flujo migratorio que ha desbordado todas las capacidades del gobierno.

El campamento más grande -situado en el exterior de la estación migratoria casi en la frontera con Guatemala y donde se llegaron a juntar hasta un millar de personas- estaba formado fundamentalmente por haitianos y africanos. En torno a 500 de estas personas fueron trasladadas a instalaciones del Instituto Nacional de Migración en la feria de este municipio, según datos de ese Instituto.

El otro, situado en el parque central, lo formaban más de un centenar de centroamericanos en su mayoría solicitantes de asilo en México y que, desalojados del lugar a medianoche del martes, quedaron vagando por la ciudad sin saber dónde cobijarse. La mayoría de ellos tenía miedo de ser detenidos pese a estar en proceso de regularización porque tanto los arrestos como la devolución de los migrantes a sus países de origen se han multiplicado en los últimos meses.

También el martes por la tarde, agentes de migración hicieron redadas en al menos dos hoteles donde suelen alojarse migrantes cubanos. Solo un puñado de ellos fueron detenidos, pero este colectivo dice sentirse fuertemente acosado y perseguido por las autoridades mexicanas.

La explanada frente a la estación migratoria Siglo XXI, el mayor centro de detención de migrantes del país donde también se realizan gestiones para ciudadanos extracontinentales, era el miércoles todo orden después de días de caos en los que migrantes de Haití, Camerún, Mauritania, entre otros países, se amontonaban y había amagos de peleas para ser atendidos.

El traslado del martes de este lugar es el segundo de estas características en esa área y según testigos tuvo lugar de forma voluntaria.

Carlos Alcántara, que vende fruta delante de la estación migratoria, afirmó que el martes a última hora llegaron varios autobuses, empezaron a hablar con los migrantes y se llevaron a la mayoría. “Les dijeron que les iban a trasladar por higiene”, afirmó.