(AP Foto/Alex Brandon)

(AP Foto/Alex Brandon)

Rescate de la democracia, imperante necesidad

Por: Rafael

Granados

En el transcurso de la historia y el devenir del tiempo la democracia ha sufrido transformaciones profundas en su contenido inicial, lejos esta aquella que proclamaron los atenienses para definir su sistema de gobierno y dirección de su ciudad cuyas decisiones eran tomadas por la asamblea de sus ciudadanos, los tiempos han cambiado y a partir de la denominada democracia moderna aquella que surgió en la segunda mitad del siglo XIX junto con el sufragio universal, simplemente esto cambio con el voraz deseo del hombre de alimentarse de poder político en forma desmedida. La definición de la democracia y que en amplio sentido es el poder ejercido por el pueblo tomando como soporte su soberanía esta muy lejos de la realidad.

El poder sectorial de grupos perpetuados en el poder en ejercicio de gobernar mediante la supuesta voluntad popular del pueblo, se ha convertido en un mito, pues los ejercicios de mandato de los intereses de los representantes a sus representados pocas veces se aplica ya que es rebasada por intereses de altas esferas de la elite económica y política envenenando la voluntad de los pueblos.

Es por ello el rabioso combate constante de los partidos políticos que luchan desaforadamente para desairar a sus oponentes cueste lo que cueste para el emponderamiento de ese gobierno que pretende velar por los intereses de las voluntades de los gobernados por conducto de la supuesta voluntad soberana.

Es por ello que el rescate de la democracia es imperante para arrebatar las directrices de la clase política de los perpetuados en el poder básicamente en manos de la plutocracia partidista de unos y otros, que dicho en forma clara se han convertido en una clase social llena de privilegios y insaciables de poder.

Rescatar la democracia si, pero de manera tajante involucrando el interés de la participación ciudadana con intensa voluntad de querer aliviar al mundo.