(AP Foto/Fernando Antonio)

(AP Foto/Fernando Antonio)

Soy Hondureño con TPS y mi esposa es ciudadana¿Qué puedo hacer?

Por la abogada Marie B. Higuera

Soy de Honduras y vine a los EE.UU. en 1997. Nunca he regresado a mi país ni he salido de los EE.UU. desde entonces. Apliqué para el TPS (Estatus temporalmente protegido por sus siglas en inglés) en 1999 y lo he renovado desde entonces. Mi esposa es ciudadana de los EE.UU. Ahora escuché que quitaron la designación de TPS para Honduras. ¿Qué puedo hacer?

El programa TPS fue creado para dar estatus temporal a personas de ciertos países que cuyos países han tenido algún tipo de problema ya sea por un fenómeno natural o político lo cual hace a ese país no seguro. El futuro del programa TPS para hondureños estaba bajo revisión por el departamento de seguridad del interior (DHS por sus siglas en inglés) y mientras tanto el TPS existía hasta el 4 de julio de 2018. El 4 de mayo de este año, DHS decidió que el programa terminará el 5 de enero de 2020. En este momento no se puede aplicar para extender el TPS hasta esa fecha pero lo más probable es que será necesario aplicar para renovar el TPS.

Recientemente hubo un caso en la corte federal de apelaciones del circuito noveno (lo cual incluye los Estados en el parte oeste de los EE.UU como Washington) diciendo que la aprobación anterior de TPS cuenta como una entrada legal en los EE.UU por motivos de la aplicación para la residencia. Una entrada legal en los EE.UU. normalmente es uno de los requisitos para poder aplicar para la residencia.

Por lo general, una persona quien está casada con un ciudadano estadounidense y quien entró en el país legalmente puede aplicar para la residencia. Existen varios más requisitos para la residencia. Es recomendable que usted quede pendiente a noticias en cuanto a cuando se puede aplicar para renovar el TPS una vez más. También es recomendable que consulte con un abogado de inmigración para ver si es elegible para la residencia basada en su matrimonio o si es elegible para algún otro beneficio permanente en los EE.UU.