Todos somos uno

Por Sandra Maqueda

Que importante es mantener nuestra cultura y nuestras tradiciones y no solo lo digo yo, sino los expertos en el área de salud mental también. Recientemente tuvimos en el programa de radio que conduzco, la participación de la terapeuta Nora Talavera, quien nos habló del concepto cultura y salud mental y de cómo al emigrar con el tiempo vamos olvidando nuestras tradiciones, las cuales son sumamente importantes para poder tener una identidad y saber más sobre nuestras raíces. Muchas de estas tradiciones nos acercan a nuestra gente y nos permiten socializar y además compartir con nuestros niños, muchos de los cuales nacieron aquí en los Estados Unidos de Norte América o quizás llegaron a una edad muy corta y no conocen del valor cultural y las tradiciones de nuestros pueblos.

En esta semana celebramos una de las fechas más importantes para el pueblo mexicano y parte de Centro América, el día de los muertos, una fecha con un significado muy interesante y poco común, ya que la invitada principal a esta fiesta es a la muerte. Es un día en donde de una forma natural y relajada vemos a la muerte, la cual es representada en varias y diversas versiones, por ejemplo como la catrina, una caricatura que fue hecha a mano del caricaturista mexicano Jose Guadalupe Posada y que es ni más ni menos que una calavera vestida muy elegantemente, como un catrín pero en versión mujer se le dice “catrina”. Otro aspecto solemne de esta tradición es el hecho de recordar a nuestros seres queridos que ya se fueron, aquellos fieles difuntos que en esa noche, la del 1º y el 2 de Noviembre regresan en alma para disfrutar de las esencias que emanan los platillos tradicionales y las frutas de temporada tales como mole, tamales, mandarinas, cañas, y claro la tradicional flor de cempaxúchitl o flor de muerto como también se le conoce y que con su hermoso color naranja, decora y resalta las mesas donde se pone la ofrenda para los muertos. También se quema incienso en señal de purificación y para alejar energías negativas.

En algunas regiones celebran a los difuntos infantes el primer día y a los adultos el segundo. Otros estados incluyendo a la ciudad de México hacen una especie de día de campo en el panteón justo sobre la tumba de sus familiares finados. La gente pasa allí todo el día, comiendo, bailando, cantando y claro conviviendo con sus muertos en este mundo terrenal una vez al año. Esta tradición enmarca fuertemente que aun que un día vamos a partir de la mano de la huesuda, la parca, la tilica, la calaca o como usted quiera llamarle a la muerte, lo cierto es también, que nunca seremos olvidados por nuestros amados. En gran medida esta tradición representa que llevamos en nuestros corazones a aquellos que ya se fueron pero que nunca morirán por que los recordamos y celebramos.

El día de muertos, Halloween, el día de acción de gracias, la navidad y el año nuevo son celebraciones y tradiciones que hemos traído como parte de nuestra cultura y otras que hemos adquirido en este país, dichos eventos van formando nuestra vida y le van dando diferentes matices y colores, es importante saber que esto nos enriquece y nos da un valor agregado a los inmigrantes, por salud mental es necesario reconectarse con nuestras raíces y adaptarse a esta cultura también, sin perder la riqueza cultural de nuestros pueblos. Nunca es tarde, comienza esta temporada y comparte con tu familia y amigos porque todos somos uno.