Todos somos uno

Por Sandra Maqueda

Muchos de nosotros estamos en este país viviendo y aprendiendo, como suelo decir cuando alguien me pregunta cómo estoy “viviendo y aprendiendo” les respondo y honestamente es así, no hay un solo día que no se aprenda algo nuevo en esta vida y algo sumamente importante de aprender es a navegar en el sistema de este país y en particular del siempre verde estado de Washington. Y con respecto a nuestra salud y atención médica no se puede jugar, ya que si bien es cierto uno de los servicios más caros de cubrir aquí es el médico. No se diga cuando hay una emergencia y hay que usar el servicio de ambulancia o algún tipo de intervención quirúrgica o estudios avanzados. Las cuentas a pagar resultan con número casi para llorar.

Ahora bien, muchos de nosotros como inmigrantes no sabemos que existen diferentes programas del gobierno que nos permiten recibir este tipo de atención médica ya sea de emergencia o de servicio médico regular así como la cobertura de medicamentos. Esto por supuesto está disponible solo para personas residentes o ciudadanas ya que se requiere de un número seguro social valido. Eso no quiere decir que no existan formas para quienes no tienen un estatus migratorio de tener un seguro médico que lo proteja o que no puede recibir servicio de emergencia en los Estados Unidos. Por el contrario, una de las grandes ventajas en el estado de Washington es que la gran mayoría de los hospitales cuentan con un programa de caridad, el cual sin importar tu estatus puede pagar los costos de tus tratamientos y toda la atención medica que requieras en caso de enfermedad o accidente. Este programa es para personas que puedan comprobar que no tienen los recursos para pagar esas cuentas.

Existe también el Medicare, un programa para personas de 65 años y en adelante y para los menores de 65 con ciertas incapacidades así como para las personas de cualquier edad que padezcan enfermedades renales tales como la insuficiencia renal permanente que requiere tratamiento de diálisis o trasplante de riñón. Este programa obliga por ley a las personas a inscribirse una vez que cumplan 65 años, de lo contrario tendrán que pagar una multa que correspondiente al 10 % de sus ingresos y esta penalidad es de por vida. A menos de que tengas una cobertura médica por parte de tu empleador o privada, podrás librarte de esta multa. Es importante exigir que este seguro médico el Medicare, cubra la parte A qué se refiere a atención de emergencia, la parte B que es el seguro médico ósea las vistas y chequeos regulares con tu doctor y también la parte C que son los medicamentos, si te se preguntas dónde quedo la C, déjeme te digo que es una cobertura adicional que consiste en tener todas las anteriores es decir la A, B y D.

Los planes de salud de Medicare o los medicamentos recetados pueden cambiar cada año, los precios, la cobertura, los proveedores así como farmacias de tu red. Es importante que preguntes a tu promovedor de Medicare como esta tu plan y si hay que hacer cambios, este es el mejor momento ya que hay un periodo de inscripción y solo tienes esta oportunidad para hacerlo del 15 de octubre al 7 de Diciembre del 2017. Para evitar multas o primas más altas por tardar en la inscripción asegúrese de inscribirse antes que llegue la fecha límite. Para mayor información contacta a Martha Cadena del programa Community Living Connections al (206)764 4700, pasa la voz porque todos somos uno.