(Octavio Jones/Tampa Bay Times via AP)

(Octavio Jones/Tampa Bay Times via AP)

Todos somos uno

Por Sandra Maqueda

Que si nos van a sacar, que si nos van a correr, que si nos van a separar, que si nos van a meter a la cárcel, por Dios ¿quién puede vivir tranquilo con todas estas incógnitas? Es demasiada presión, pero eso es lo que millones de personas en los Estados Unidos se preguntan a diario. Es increíble ver como nuestro pueblo se achicopala (se marchita) con todas las amenazas que se han lanzado y que estoy segura se seguirán difundiendo aun que es inaceptable por parte del primer mandatario de los Estados Unidos y ahora de muchos más que han destapado su sentimiento antinmigrante y racista a raíz precisamente de esos mensaje que se ha mandado a través de los medios de comunicación tradicionales y ahora de las redes sociales también, suena una locura pero es la realidad una realidad que aunque no nos guste tenemos que enfrentar.

¡Enfrentarnos a lo que venga! definitivamente esa es la actitud que necesitamos adoptar de ahora en adelante, ¿cómo? Informándonos y organizándonos solo así saldremos delante de esta nueva forma de represión y de intimidación que quieren implementar para que salgamos huyendo de este país, pero no, no y no. No podemos caer en este juego y estas provocaciones dejándonos llevar por el miedo y el coraje, tenemos que darnos cuenta de que todo esto es un estrategia para que como se ha hecho ya en otros tiempos la comunidad inmigrante se mantenga en las sombras y deje de seguir preparándose y creciendo, es decir que cada vez haya menos empresarios exitosos, extranjeros triunfando y claro menos minorías en el poder y con el poder de elegir.

Es lógico que se esté buscando que la supremacía blanca se fortalezca y siga vigente especialmente al saber el número de las comunidades de minorías que estamos viviendo ya en los Estados Unidos y las matemáticas no fallan en unas cuantas décadas seremos la mayor población o la más predominante como es en el caso de los Latinos. La única forma de poder enfrentar esta situación es estar preparados y unidos porque si dé algo estoy segura es de que nuestra comunidad tiene toda la capacidad de superar retos y avanzar. Por lo tanto propongo que comencemos con un nuevo dialogo en nuestras comunidades, con nuestras familias, en el trabajo y en todas partes donde se toque el tema del Presidente Trump y la situación de migración que vivimos actualmente.

Comencemos entonces por informarnos y usted debe saber que el sistema político de este país, los Estados Unidos de Norte América está estructurado de manera tal que aun que el presidente lo diga, lo proponga y lo firme, cualquier acuerdo o cualquier petición primero será evaluado por las dos cámaras, la de los diputados y la de los cenadores, pero al final la corte suprema de justicia y a través de sus jueces determina si es aceptable o no. Entonces si usted considera esto y recuerda que todas las medidas extremas en cuanto a migración que el inquilino de la casa blanca ha puesto sobre la mesa se han frenado por un juez, no tiene por qué preocuparse o morirse del miedo cada que escucha las amenazas de Doland Trump, él puede decir misa pero al final no puede tomar decisiones por el mismo.

Además recuerde que es importante asistir a las asambleas y foros comunitarios donde se están reuniendo líderes y organizaciones para asesorar a la comunidad Latina sobre sus opciones y sus derechos, no dejemos que cunda el pánico tenemos que ser fuertes de mente y sobre todo ser pacientes no podemos perder los estribos y tornarnos violentos o groseros, ahora más que nunca debemos demostrar que somos gente de bien y que estamos viviendo y aprendiendo todos los días para mejorar y ser los ciudadanos que este país necesita ¡vamos familia si se puede! porque todos somos uno.