Aun sin dientes, ¡ya cuídaselos!

  • Mon Aug 1st, 2016 10:41am
  • Salud

Por Jessica Meza

La higiene bucal no es asunto de niños grandes o adultos ésta debe comenzar desde los primeros días de nacido del bebé o, incluso, desde antes de que nazca. Una buena alimentación balanceada durante el embarazo, rica en calcio, es indispensable para que los dientes de tu hijo sean fuertes y saludables.

El primer paso que la que mamá debe tener con su pequeño es alimentarlo con leche materna, pues el seno favorece el buen desarrollo maxilofacial.

La naturaleza es muy sabia, y al momento de que una mamá da pecho a su hijo le está ayudando a formar bien su estructura ósea, así como el buen crecimiento de los procesos alveolares, en donde después crecerán los dientes. Si eres de los que piensan que los dientes de leche no importan porque se caerán y saldrán otros, ¡en qué gran error estás! Estos dientes, aunque pequeños y muy blancos, son importantes, pues guiarán a los definitivos por el camino correcto para que luzcan bien en la boca. “Los primeros dientes que tenemos son los que nos ayudan a masticar y, por consecuencia, a tener una buena alimentación”, dice. Para fortalecer los dientes también es importante no abusar de las papillas, pues con ellas los niños se hacen “flojos” y su maxilar no se ejercita.

“Lo más pronto posible hay que introducir alimentos fibrosos, tal vez una galleta, o bajo supervisión de un adulto darle al niño una zanahoria o una piernita de pollo para que las ruña con sus dientitos.