Se queda Márquez pegado al balón

Se queda Márquez pegado al balón

Juan Raúl Rivera y Arturo Azaé

Agencia Reforma

A una semana de su salida del Atlas, Rafael Márquez siente que le faltó tiempo para plasmar su proyecto.

Con camisa blanca, porque promociona el partido Compromisos por La Paz, Márquez lo valoró lo que aprendió en nueve meses como presidente de los Zorros.

“Creo que (falta compartir) todo mi conocimiento. Quizá tuve muy poco tiempo para lograrlo en Atlas, pero ahora eso que trabajé durante mucho tiempo también me abre puertas en distintas partes del mundo y, en su momento, las aprovecharé”, comentó Márquez, en entrevista con Grupo REFORMA.

“Intentaré disfrutar de este tiempo libre porque, la verdad, no he tenido vacaciones, tiempo de estar más con mi familia y ponerle más atención a mis negocios. Es un poco de reflexión y veremos más adelante de qué manera volverme integrar a esto del futbol, porque es de lo que he vivido prácticamente toda mi vida”.

El cinco veces mundialista aseguró que le gustó se directivo, pues ve de una manera global lo que pasa en los equipos, aunque también la cancha lo apasiona.

“No soy conformista y trato siempre de abarcar lo más posible. En la parte directiva intentó llevar mi mensaje a más gente, quizás como entrenador sería a sólo un grupo de personas. A veces sí me llama la atención más estar dentro de la cancha y llevar este mensaje que en un escritorio”.

Márquez quiere estudiar en Europa y volver al negocio del futbol.

“Ahora que estuve un poco en el tema de directivo me metía un poco más a la cancha para ayudar a jugadores y al cuerpo técnico, y tratar de darles ese conocimiento que tengo y que pueda servir al desarrollo de los entrenadores y los mismos jugadores. Estoy abierto a cualquier cosa, aprendí algunas, pero me falta desarrollarme en otras”, aseguró.