Ciudad de Todos

Ciudad de Todos

Por Enmanuel R. Arjona

¡Welcome to the city!… En esta ciudad de grúas, pinos, lagos, modernos edificios e idílicos paisajes atravesados por caóticas autopistas todos son bienvenidos, si estas dispuesto a pagar el precio. Pero todos tranquilos, porque el precio varia de mucho a poco según la perspectiva. En esta ciudad el valor fluctúa entre las ganas de emprender y la audacia de quien emprende, y como valor agregado; una visión progresista. A menudo se dice que “Seattle se cuece aparte”, una ciudad del futuro atrapada/rodeada de un entorno rural en la esquina oeste-norte del mapa americano, dotada de un sector empresarial pujante (similar al Detroit de mediados del Siglo XX) y un constante crecimiento que por momentos pareciera nos reventará en la cara cual burbuja inmobiliaria. Pero dicha predicción es un factor de riesgo dispuesto a correrse por sus casi cuatro millones de almas regadas por toda el área metropolitana. Aunado a todo lo anterior, Seattle resulta una especie de pecera (¿experimento social?) en la cual conviven una increíble diversidad de seres que magnifican la importancia de una sub-cultura progresista, acorde a los nuevos métodos de intercambio comercial, económico, político y social de nuestro querido (a la mala) mundo globalizado.

Pero en esta nueva columna, la cual presentamos emocionados mi compañera de letras Perla Mendoza y un pésimo servidor, Enmanuel R. Arjona, nos comprometemos a no marearlos con datos y estadísticas que para empezar, ya están al alcance de todos. En este espacio, nuestro enfoque será desde una narrativa de vivencia personal y social de un grupo que crece año tras año y con un peso importante en nuestra ciudad… la comunidad latina. Por alguna razón hemos decidido vivir en esta pecera llamada Seattle y como tal debemos ejercer nuestro rol de convivencia como en cualquier otro ecosistema. Pero la comunidad latina de Seattle también resulta distinta a la del resto del país y es justo ahí, en ese punto que la cosa se pone interesante. Nuestro interés (el de Perla y mío) es documentar aspectos que creemos deben ser comentados —o mejor aún— debatidos. Todo dentro de un marco de apertura, respeto e información oportuna.

En “Ciudad de todos” buscamos mostrar la complejidad de una comunidad marcada por la migración y un entorno político enrarecido, junto a la propia diversidad que subsiste bajo el manto de nuestra comunidad, y porque es un hecho que no todos estamos aquí por la misma razón ni llegamos bajo las mismas circunstancias. Somos otro universo en si mismo y ello multiplica las historias que puedan ser contadas aquí. Desde el maestro de obra de cualquiera de los muchos nuevos edificios, pasando por la vendedora de cosméticos, el travesti que con su show anima cada noche la discoteca, el empresario restaurantero, el artista incansable, la niñera, la cocinera, el traductor, la ejecutiva, el activista, en fin; trataremos de dar voz a muchas de ellas y un rostro —a travez de la entrevista— a personajes clave en la comunidad, para dejarnos claro que estamos aquí, que somos parte de está sociedad y que esta gran ciudad también es nuestra, de todos.

Agradecemos a la Raza del Noreste su apertura a este humilde —pero honesto— espacio donde las pretensiones, de haberlas, estarán encausadas a ofrecer una narrativa coherente, reflexiva y curiosa, más allá del concepto “del latino” que no lee, que lee poco o que busca leer lo fácil ¿será verdad? Creemos necesario comprobarlo porque también sabemos que para aspirar a la verdad, hay que exigírnosla a nosotros mismos.

Desde aquí, los invitamos a leer y compartir este espacio esperando lo mejor de sus comentarios y… ¡Bienvenidos todos!