Headache

Cómo sobrellevar el COVID-19: Sentimientos de pérdida y duelo

Cuando ocurren desastres naturales, es normal que las personas experimenten sentimientos de pérdida y duelo. Muchos de nosotros hemos sentido algún tipo de pérdida como resultado de la pandemia COVID-19; la pérdida de un ser querido, cambios en la salud, la pérdida de un empleo, o incluso simplemente la pérdida de nuestra vida “normal”. Cualquier duelo y pérdida que podamos estar sintiendo, es una capa por encima de todo el estrés que experimentamos por la pandemia. Es normal no sentirse bien si usted está de luto por una pérdida, especialmente durante un desastre natural como el que estamos viviendo.

En este episodio de nuestra serie de podcasts “Cómo sobrellevar el COVID-19” , Kira Mauseth, PhD y Doug Dicharry, MD hablan sobre cómo el duelo y la pérdida afectan tanto a niños como a adultos, y las estrategias para que las familias puedan sobrellevar esta situación a medida que avanzamos en la lucha contra la pandemia.

WA Dept. Health · Cómo sobrellevar el COVID-19: Sentimientos de pérdida y duelo

El duelo puede ser complejo

Todos sufren el duelo de manera diferente, pero hay algunas experiencias comunes. Es posible que usted haya oído hablar de las “etapas del duelo”: la negación, la ira, la negociación, la depresión y la aceptación. Muchas personas experimentan esto, pero el duelo no siempre se experimenta por etapas o pasos claros y definidos. Los elementos de duelo no vienen en ningún orden específico, y algunos no aparecerían en lo absoluto.

En lugar de etapas claras y definidas, los sentimientos de duelo suelen venir en oleadas. Es normal sentir una ola inesperada de dolor cuando se enfrenta a un proceso desencadenante como un recuerdo, una foto, un lugar especial o incluso a un aroma. Al principio, estas olas pueden sentirse abrumadoras, pero con el tiempo se vuelven más ligeras y menos frecuentes.

Ser capaz de aceptar la pérdida y seguir adelante con la vida, puede tomar algún tiempo. Eso es normal y está bien. A medida que trabaja en el proceso de aceptación, hay cosas que usted puede hacer para sobrellevar activamente los sentimientos de duelo.

El modelo de sanación para hacer frente a la pérdida y al duelo

Este modelo de sanación fue diseñado para ayudar a las personas a lidiar con los sentimientos de pérdida y duelo. El modelo se compone de cuatro elementos: honrar la pérdida, expresar emociones, reconocer obstáculos y vivir. Cuando las personas afligidas practican este modelo de sanación, puede ayudarlos a avanzar de una manera saludable.

Honrar la pérdida: Una parte importante de la sanación es honrar a la persona o la experiencia, en lugar de evitar los recuerdos. La pérdida se puede honrar participando en rituales, ceremonias u otros eventos. Darse tiempo para procesar: escriba en un diario, comparta historias, mire fotos y reflexione sobre los recuerdos.

Honrar una pérdida puede parecer diferente durante el Covid-19 debido a las restricciones y medidas de seguridad. Podemos adaptarnos planificando reuniones pequeñas al aire libre o virtuales, y retrasando grandes eventos en persona, hasta que sea seguro reunirse.

Expresar las emociones: La gente experimenta una serie de emociones durante el duelo. Estos incluyen miedo, ansiedad, depresión e ira. No hay emociones incorrectas. Es normal sentir muchas emociones y está bien expresar estos sentimientos.

Los niños no pueden procesar ni expresar sus sentimientos de la misma manera que los adultos. Para ayudar a los niños a hacer frente a la pérdida, es importante escuchar sus preocupaciones y responder sus preguntas con sinceridad. Bríndeles la oportunidad de expresar sus emociones compartiendo los hechos de una manera apropiada para su edad y desarrollo. Puede parecer que ocultar las malas noticias protege a los niños del duelo. Sin embargo, cuando los niños no tienen toda la información, pueden imaginarse una situación peor de lo que realmente es.

Reconocer obstáculos: Reconozca los obstáculos que atrasan el proceso de sanación. A continuación hay una lista de obstáculos comunes que se interponen en el camino a reconocer y aceptar una pérdida:

  • Evitar o negar la pérdida.
  • Desear que las cosas fueran diferentes de lo que son.
  • Preguntarse qué podría haber causado un resultado diferente o prevenir la pérdida.

Reconocer estos pensamientos puede ayudar a eliminarlos y avanzar hacia la sanación.

Vivir la vida: Después de una pérdida, a veces todo lo que podemos hacer es pasar el día. Algunos días se sentirán más difíciles que otros. Es normal que el duelo tome tiempo, pero tenga cuidado de no apartarse de vivir la vida en el proceso. Concéntrese en vivir la vida conectándose con sus seres queridos y participando en las actividades diarias.

Apoyar a otros

Muchas personas están experimentando duelo y pérdida en este momento, y el distanciamiento físico significa que más personas pueden sentirse aisladas durante el duelo. Incluso si no está seguro qué decir, es importante que apoye a los demás y se acerque a los que están en duelo. Escuche atentamente para comprender por lo que están pasando los demás, en lugar de tratar de resolver un problema. Ofrezca formas específicas en las que pueda apoyarles, como dejarles una comida o llamar para ver cómo se encuentran.

Todo el mundo pasa por el duelo y la pérdida en algún momento y nunca es fácil, especialmente durante una pandemia. Si los sentimientos relacionados con el duelo duran mucho tiempo, es importante buscar ayuda. Hable con su proveedor de atención médica si le preocupa su salud mental y conductual o la de su familia.

Para encontrar más recursos para la salud mental durante el COVID-19, visite nuestra página web de bienestar mental y emocional o consulte nuestra Caja de herramientas de salud conductual para familias (solo en inglés). Si necesita alguien con quien hablar sobre el estrés debido a COVID-19, llame a Washington Listens al 1–833–681–0211. Hay servicios de interpretación.

Transcripción

Bienvenido al podcast del Departamento de Salud del Estado de Washington sobre cómo hacer frente a los impactos de la pandemia del COVID-19. Los presentadores de esta información son la psicóloga de desastres, Kira Mauseth, y el psiquiatra de niños y adolescentes, Doug Dicharry.

Hoy estamos hablando de cómo hacer frente al duelo y la pérdida.

Este es un tema muy importante a la luz del contexto de la pandemia del COVID-19 como un desastre. La mayoría de nosotros hemos tenido alguna experiencia de pérdida como resultado de la pandemia, incluso si no es la pérdida de un ser querido, o la pérdida de un amigo o un miembro de la familia. Hay muchas maneras en que las personas pueden experimentar duelo y pérdida en esta fase de desilusión. Y hay muchas de las diferentes versiones de pérdidas por la que todos hemos pasado en los últimos meses. Es importante darse cuenta de que pasar por estas experiencias o ante cualquier pérdida que haya tenido en los últimos meses, son sumadas al estrés y otras alteraciones provocadas por el COVID-19 con las que estamos lidiando.

Hay distintas maneras de experimentar el duelo y la pérdida. Obviamente, lo sentimos cuando alguien muy cercano a nuestras vidas fallece, pero también puede suceder acompañado de un cambio en nuestra salud, un cambio en nuestro estatus económico o la pérdida de un empleo, por ejemplo. Y esto puede durar mucho tiempo, tal vez permanentemente, y lo sentimos cuando nuestras metas o nuestros planes futuros se interrumpen o quizás cuando hemos perdido oportunidades.

Y ciertamente hemos vivido en carne propia mucho de esto en el presente año, ¿Verdad?

Hemos experimentado muchos golpes por consecuencia de esta pandemia. El proceso de duelo es complicado, pero hay algunas experiencias que son muy comunes. Esto puede ser diferente para todos, pero hoy vamos a hablar de los fundamentos y los procesos normales que son comunes entre la mayoría de nosotros, así como lo que es normal, y conocer que existe una razón para ello. Y hay ciertas cosas que podemos hacer para hacerle frente activamente y manejar el dolor y la angustia que estamos experimentando, lo que va a ayudar a atravesar toda esta situación un poco mejor.

Así que una cosa a tener en cuenta, es que el dolor viene en oleadas típicamente. Un recuerdo, una foto, una habitación en particular, incluso un olor puede desencadenar olas de dolor de manera inesperada. Y esto es completamente natural y normal. Y típicamente lo que sucede es que con el tiempo, esas olas se vuelven más pequeñas y menos frecuentes, pero pueden ser demasiado abrumadoras al principio del proceso.

El olfato es un factor detonante muy fuerte para la memoria. Y así, usted podría entrar en una habitación u oler algo de la cocina y puede recordarle instantáneamente una situación, una persona o algo en su vida.

Tenemos esos códigos clásicos de duelo y pérdida, como la negación y la ira; un período de negociación, depresión, aceptación. Pero no necesariamente llegan en ese orden, o no necesariamente todos aparecen. Puede ser que algunas personas se quedan atascadas en una fase de ira o este sentimiento puede conducirlo a otro más intenso como la depresión. Y si es algo que se prolonga, algo que dura un largo período, sería importante buscar ayuda para esto. Esperamos que usted o alguien que está pasando por esta situación, pueda llegar al punto de aceptación y seguir adelante con su vida. Siempre puede haber una leve sensación de dolor, pero esto puede significar una oportunidad para seguir adelante y crecer.

Junto con esas cinco etapas de duelo, puede que también haya escuchado la expresión: “un año de luto”. un año es tradicionalmente un período de tiempo que tomamos en cuenta simplemente por el hecho de que responde a un aniversario de un hecho, un suceso, un evento o el mismo duelo. Se necesita esperar un año para llegar a un cumpleaños o a la temporada de vacaciones o esos eventos que marcan un aniversario, sobre una base anual. Cuando pasa por todas esas experiencias, bajo nuevas circunstancias del duelo y la pérdida, eso le permite ayudar a procesarlo un poco.

Entonces, además esas cinco etapas que hemos oído hablar históricamente, debemos estar algo familiarizados con el concepto del tiempo: alrededor de lo que significa un año; su significado como promedio. Esto puede ser diferente para todos, pero transitar por esos momentos de aniversario sobre cualquier evento, también es un paso grande para las personas.

Para ayudar a hacerle frente al duelo y a la pérdida, uno de los modelos es el llamado modelo de la sanación. Este modelo de sanación fue desarrollado en Haití, donde la experiencia del duelo y de la pérdida, no fue limitada ciertamente a la pérdida de vidas, sino también a la pérdida de hogares y de los sustentos, que tanta gente vivió y experimentó en el terremoto del año 2010. Y eso se aplica a nuestra situación aquí con el COVID-19 también para muchas personas. El modelo de sanación se compone de cuatro elementos:

Honrar la pérdida, expresar emociones, reconocer los obstáculos y vivir la vida.

Honrar la pérdida: Esto tiene una perspectiva diferente en este tiempo de la pandemia, basada en lo que podemos hacer con nuestros encuentros y con nuestra participación en ciertos ritos y ceremonias. Pero es muy importante seguir haciéndolos de la manera que pueda, siguiendo las recomendaciones en este momento. No evite tener recuerdos. Es importante hacer memoria, recordar y procesar. Esto le permite honrar a la persona: si es la pérdida de una persona, honre la experiencia que haya vivido. Y, tal vez sea la pérdida de un trabajo o una parte de su identidad, pero permítase tener y tomar un tiempo para procesar y pensar sobre lo que trate esa experiencia y así reflexionar sobre algunos de esos recuerdos. Es aún más importante seguir estos principios cuando se trata de los niños.

Expresar las emociones: Tenga en cuenta que realmente no hay emociones incorrectas. Las personas experimentarán toda la gama de emociones, desde el miedo y la ansiedad, pasando por la depresión y la ira, y no hay emociones equivocadas. Las emociones simplemente existen. Enojarse es muy común en muchas personas cuando sufren un duelo. Pueden estar enojados con la persona que han perdido, pueden sentirse culpables por sentirse enojados, pero esto es completamente normal. En el caso de la pérdida de un ser querido, no es raro sentirse enojado con esa persona. O si usted es una persona espiritual, es común sentirse enojados con Dios o con un poder superior, y eso está bien. Eso forma parte de la fase de procesar esta situación.

Hemos escuchado a personas decir que si comunicas a un niño malas noticias sobre una pérdida, ya sea de una persona, o tal vez de un familiar, o que tiene que mudarse, a menudo los niños dirán: “está bien, gracias, ¿puedo ir a jugar ahora?” Y en realidad no lo procesan, ni expresan la emoción que podrían esperar. ¿Es eso normal para los niños?

Sí. Es normal, y dependiendo de la etapa de desarrollo y el nivel de comprensión del niño, usted tiene que escuchar atentamente cuáles son sus preocupaciones, porque es posible que no lo asimilen todo; esto se llevará a cabo según la edad que tengan. Deles tiempo, escuche sus preguntas y responda. Lo principal es ser franco y sincero con ellos.

Hemos tratado mucho con eso, y muchos adultos tienen la impresión de que, al no darles a los niños la información completa, los están protegiendo de algo. Sin embargo, la realidad es que, en general, los niños se imaginarán algo peor si no les das toda la información. Entonces, eso es parte de honrar la pérdida y expresar las emociones, es brindarles esa información de una manera apropiada para su desarrollo, no esconder cosas ni mentirles.

Reconoce los obstáculos. Y la mayoría de nosotros nos quedamos atrapados y atascados con obstáculos muy típicos y comunes que nos impiden avanzar y llegar a un sentimiento de aceptación de la pérdida. Y eso incluye cosas como evitar o negar, desear que fuera diferente, o preguntarse qué podría haber causado un resultado diferente. Y cuando nuestra mente se atasca en el “pero si esto hubiera sucedido, entonces” — esos supuestos del “si esto, entonces esto otro — por ejemplo “si yo solamente hubiera…, o si nosotros hubiéramos…, o si fulano de tal hubiera…, entonces todo sería diferente”. Pero, realmente, lo que usted sabe es un mantra que vale la pena repetir en su mente, eso es: “pero sucedió, pero si sucedió”. Y conectarse a tierra en ese aspecto, aunque sea realmente difícil. Reconocer esas cosas que lo están bloqueando, es un paso importante.

Vivir la vida: Esto es importante. Por algunos días después de una pérdida, todo lo que puede hacer es pasar y vivir el día y, con el tiempo, se vuelve más importante concentrarse en la vida de manera más activa. Realmente debe tener cuidado de no quedarse estancado, de no volverse retraído, sino de continuar involucrado, conectándose, aprendiendo y participando. Conéctese con amigos, reúnase con la familia y continúe creciendo en su vida. Algunos días serán más difíciles que otros. Vale la pena tener en cuenta lo importante que es eso.

Otras cosas que reflejan consideraciones especiales en el contexto del COVID-19 son, entre otras, la necesidad de adaptarse creativamente para hacer esto que recomendamos: honrando la pérdida, recordando bien, distanciando, participando, en la medida de lo posible, ya sea un servicio virtual, un funeral o memorial a muy pequeña escala, planificando algo para más tarde… planificar algo más grande para el futuro. Deje que otras personas le ayuden.

Y luego otro consejo es: si realmente no sabe qué decir o cómo ayudar a otra persona que sufre de una pérdida, simplemente escuche activamente. Anteriormente hemos hablado de lo importante y útil que puede ser el escuchar activamente. Y eso se trata de simplemente escuchar a otra persona expresar sus preocupaciones, y hablar sobre lo que le está pasando, con el propósito expreso de comprender y ser afectuoso, no para resolver sus problemas, no para tratar de arreglar algo, sino simplemente para escuchar. No es algo que hacemos con mucha facilidad, pero es realmente útil en caso de duelo y pérdida.

Esto es importante porque a menudo las personas pueden sentirse aisladas. Muchas personas que están alrededor de la persona que está de duelo, se encuentran en una situación en la que no saben qué decir, y optan por no acercarse; pero es importante hacer ese contacto y escuchar activamente. Y a medida que las personas atraviesan las etapas del duelo, hay cosas específicas que usted puede hacer. Por ejemplo, una cosa a tener en cuenta: en lugar de preguntar, “avíseme si hay algo que yo pueda hacer”, es posible que alguien en esa situación no pueda pensar con claridad sobre lo que necesita. Entonces, en lugar de preguntar qué puede hacer, ofrezca sugerencias específicas: “¿Te gustaría que te lleve una comida esta noche?” O, “Puedo enviarte un mensaje de texto o llamarte mañana”, o “vamos a dar un paseo”, o simplemente escuchar activamente, solo revisar cómo están. Hay cosas que puede hacer específicamente para apoyar a alguien que está pasando por etapas de duelo y cuanto más específico sea, más útil será. Pero “escuchar activamente” es probablemente lo más importante. Hágales saber que usted está presente.

Hemos mencionado varias estrategias que pueden ayudarlo a sobrellevar el duelo y la pérdida durante este tiempo de pandemia. Hay muchas líneas directas disponibles, aplicaciones para teléfonos inteligentes y otros recursos que puede encontrar. Hay un sitio web que recomendamos, coronavirus.wa.gov/wellbeing. Ésa es una opción.

Y también está Washington Listens para hablar sobre los problemas que está enfrentando y conectarse con los recursos en su área. Y ese número es 1–833–681–0211. Y, como siempre, si le preocupa su propia salud mental o conductual, o la de sus hijos, si realmente tiene dificultades para mantener todo bajo control, asegúrese de hablar con su proveedor de atención médica.

Eso es todo para el programa de hoy, gracias por acompañarnos, y nos vemos la próxima vez en el podcast de salud conductual del Departamento de Salud sobre cómo lidiar con el COVID-19.

Hasta pronto.