Contratos para la compra de casas y prestamistas privados

Contratos para la compra de casas y prestamistas privados

Por Teresa Mendoza Romero

Unidad de Prevención de Ejecución Hipotecaria del Proyecto de Justicia del Noroeste

Parte del sueño Americano es finalmente tener casa propia, pero el obtener financiamiento de parte de un banco para comprar una casa puede ser difícil. El banco siempre se querrá asegurar que prestarle dinero será un buen negocio.

Los bancos pondrán requisitos antes de darle el préstamo, por ejemplo, inspección de la casa para asegurarse que se encuentra en condiciones habitables, estimación del valor de la propiedad para saber el precio justo, investigación del título para asegurarse que esté limpio y sobre todo que usted puede hacer los pagos del préstamo.

Los bancos deben apegarse a la ley para proveer protección a los compradores de casas.

Un problema frecuente para aquellos que buscan comprar una casa es cuando la compra no es financiada por un banco; en ese momento el comprador debe actuar con astucia para augurarse que no quedara desprotegido. Muchos compradores de viviendas toman diferentes alternativas cuando no es posible obtener financiamiento bancario, como el contrato de compra de bienes raíces o la transacción de renta con opción de compra.

Un contrato de bienes raíces debe estar hecho por escrito y debe estar registrado en el condado. Siempre asegúrese de que está de acuerdo con los términos en el contrato y los entiende bien. La transacción de renta con opción de compra depende mucho en lo que se acuerda por escrito. En este caso una persona renta la casa y el rentero da la “opción de comprar” la casa en un futuro. Muy pocos de estos acuerdos llegan a completarse ya que este es un contrato riesgoso.

Usualmente el arrendador de la propiedad pide un pago inicial grande, pero el arrendatario no podrá comprar la casa hasta el fin del periodo de renta acordado.

Estos contratos usualmente contienen términos que harán difícil la adquisición de la casa y hay un riesgo grande de perder el dinero invertido en la propiedad.

Si tomó la ruta del contrato privado, al igual que con el financiamiento bancario, inspeccione la casa, investigue el título; asegúrese que la persona que vende la casa es dueña de la misma y no hay gravámenes adicionales, revise que el precio de la propiedad es justo y no está pagando gato por liebre y sobre todo asegúrese de tener los documentos de adquisición por escrito y que estos sean legales.

No confié en el prestamista para que haga la traducción de documentos importantes ni tome la palabra del prestamista por hecho cuando le dice que la propiedad está en buenas condiciones.

Es recomendable que busque a alguien profesional para que le explique los documentos, si no puede pagar ayuda profesional ahora es mejor esperar hasta que pueda hacerlo. Esto le evitara preocupaciones futuras.

Si usted está dentro de un acuerdo con un prestamista privado, se atrasó en los pagos o no pudo cumplir con los requerimientos acordados, el vendedor puede finalizar su contrato y embargar la propiedad.

Esto será judicialmente, llevándolo a corte, o extrajudicialmente, enviándole notificación de intento de embargo que debe ser registrada noventa días antes del embargo. Si usted recibió notificaciones de embargo o documentos de la corte no demore y busque asistencia.

El Proyecto de Justicia del Noroeste provee asistencia para aquellos que están en peligro de perder su casa, llame al 1-800-606-4819 si busca asistencia referente a embargos bajo contratos privados.