Granja del centro de Washington recibe una de las mayores multas por seguridad y salud de los trabajadores en la historia del estado

TUMWATER —Una investigación sobre las muertes por COVID-19 de dos trabajadores en una granja del centro de Washington encontró docenas de violaciones de seguridad y salud.

Como resultado, el Departamento de Labor e Industrias (L&I) del estado de Washington citó a Gebbers Farm Operations, LP ubicada en Brewster y emitió una de las mayores multas por seguridad y salud en el lugar de trabajo en la historia del estado, $2,038,200.

“Esta granja entendió claramente los pasos que debían tomar para mantener seguros a los trabajadores y prevenir la propagación del coronavirus”, dijo el director de L&I, Joel Sacks.

“Gebbers dejó muy en claro a los investigadores que no tenía la intención de seguir las reglas temporales escritas con respecto a la vivienda y el transporte de los trabajadores agrícolas”, dijo Sacks.

Se abre la investigación luego de quejas de trabajadores por COVID-19

La División de Seguridad y Salud Ocupacional de L&I (DOSH) abrió una investigación el 16 de julio después de recibir llamadas anónimas de trabajadores de Gebbers Farm. La primera persona que llamó dijo que alguien en el campamento había muerto de COVID-19, y agregó que no se hicieron pruebas para detectar el virus a los trabajadores que compartían la misma vivienda con el fallecido, sino que los dividieron en diferentes viviendas con otros trabajadores migrantes.

La segunda persona que llamó dijo que temía que cientos de trabajadores en su campamento tuvieran COVID-19, incluido él mismo, y que le preocupaba morir. Dijo que los propietarios de la granja no hicieron nada para ayudar a los enfermos y simplemente los dejaron en sus viviendas para que murieran.

Durante la inspección, los investigadores confirmaron que un trabajador temporal mexicano de 37 años murió el 8 de julio; la muerte no se había reportado a DOSH como es requerido. Las empresas deben reportar cualquier muerte relacionada con el lugar de trabajo dentro de las ocho horas inmediatas.

Un segundo trabajador, un hombre de 63 años de Jamaica, colapsó y murió el 31 de julio. La causa de la muerte de ambos trabajadores fue COVID-19.

Orden emitida para cumplir de inmediato

Al principio de la investigación, el 22 de julio, L&I emitió una orden y aviso de restricción inmediata (Order and Notice of Immediate Restraint, OIR) a la granja, requiriendo el cumplimiento inmediato de las reglas de seguridad y salud por COVID-19.

Según las reglas de emergencia del estado para viviendas de trabajadores agrícolas temporales, las literas superiores e inferiores solo se pueden usar si una granja separa a los trabajadores en refugios grupales conocidos como cohortes. Esos grupos, de no más de 15 trabajadores, deben vivir, trabajar, comer, usar las duchas y las instalaciones para cocinar y viajar separados de otros trabajadores.

Los investigadores confirmaron que cientos de trabajadores dormían en literas, utilizando las literas superior e inferior y no se les indicó que permanecieran en grupos de cohortes. Gebbers también transportaba trabajadores a los campos en grupos significativamente más grandes de lo permitido, aumentando la exposición potencial al virus debido a la duración de cada viaje.

Los investigadores regresaron todos los días sin previo aviso para garantizar el eventual cumplimiento de las normas de seguridad y salud.

“Gebbers incumplió continuamente, incluso después de la muerte del primer trabajador y de nuestra presencia repetidamente en la granja, lo que demuestra claramente una falta de respeto por la seguridad y salud de los trabajadores”, dijo Anne Soiza, directora asistente de L&I para DOSH.

En total, la investigación encontró 24 violaciones intencionales extremas, 12 por arreglos inseguros para dormir y 12 por transporte inseguro de trabajadores. A cada una de estas violaciones se le impuso una multa de $84,000. La granja también fue citada por otras cuatro violaciones graves, incluida la de no reportar la muerte.

La inspección en mayo también encontró violaciones

La investigación de julio fue la segunda que involucra a la granja en cuestión de semanas. L&I abrió una investigación el 28 de mayo después de recibir una queja de un trabajador. Esa investigación resultó en una multa de $13,200 emitida a Gebbers por no asegurar un distanciamiento social adecuado, con empleados usando las literas superior e inferior sin usar un cohorte y sin barreras en las áreas de cocina.

Durante esa investigación, L&I le explicó a Gebbers los detalles de las reglas de emergencia temporales para vivienda de trabajadores agrícolas y los cambios necesarios para que la granja estuviera en cumplimiento.

Qué ocurrirá después

Gebbers tiene 15 días para apelar las violaciones y la multa de $2,038,200. El dinero pagado como resultado de una citación se destina al fondo de pensión complementaria de compensación para trabajadores, lo que ayuda a los trabajadores y las familias de quienes han fallecido en el trabajo.