main

La familia Lance de Puyallup, Washington, ha tomado medidas para prevenir el ciberacoso, incluyendo el analizar con sus hijos artículos y videos provechosos de jw.org que hablan sobre cómo defenderse de los bullies, o abusones en el internet. Cortesía de la Sección de Información Pública de los testigos de Jehová.

“Me preocupa mucho el ciberacoso porque este puede ser un gran golpe a la autoestima de un joven”, dijo Amanda Labrucherie, quien es madre de tres y vive en Mead, Washington. “Quiero hacer todo lo que pueda para proteger a mis hijos de cualquier tipo de ataque”.

En Puyallup, la hija de Chad Lance, que cursa su último año de escuela superior, entiende los efectos del ciberacoso. “Cuando alguien te lastima, casi te puede hacer sentir como si fueras inferior a los demás”, dijo ella.

Ahora, 15 años tras del inicio del mes de octubre como Mes nacional de concientización para prevenir el acoso, el uso cada vez mayor de la tecnología en la vida cotidiana de los niños ha posibilitado nuevos medios de acoso. Con tan solo un clic, los acosadores virtuales pueden hacer burla, hostigar y amenazar tenazmente, e incluso alcanzan el interior de la casa por teléfono celular o computadora. A consecuencia, las víctimas informan que sufren sensaciones de desesperanza y aislamiento, y hasta pensamientos suicidas.

¿Qué pueden hacer los padres para proteger a los hijos? Interesarse en el mundo cibernético de lo hijos puede marcar la diferencia, dice la Asociación Nacional de Padres y Maestros.

Poner este tipo de empeño no requiere que los padres sean expertos de la tecnología. Más bien, el sitio del gobierno federal titulado stopbullying.gov aconseja a los padres a observar y darse cuenta de indicios sutiles que revelen que algo esté mal, como por ejemplo, que el hijo se ponga retraído, que esconda la pantalla cuando otros estén cerca o que tenga reacciones emocionales por las cosas indicadas en el dispositivo.

Esto ha influido en la determinación de Amanda Labrucherie y su esposo, Joel, de permanecer alertas a lo que pueda parecer “normal” en sus hijos de 7, 8 y 14 años de edad.

“Cuando veo un cambio en el estado de ánimo, actitud o acciones de mi hijo, es una alarma que me dice que necesito verificar su historial”, dijo Amanda, refiriéndose a la actividad de sus hijos en el internet.

Hablar frecuente y abiertamente con los hijos también ayuda. “Cuanto más le hables a tu hijo sobre el tema, más cómodo se sentirá para contarte si ha sido testigo o víctima”, dice UNICEF en sus consejos en línea para los padres.

“Creo que la clave para ser un padre abordable es pasar tiempo con tus hijos en todo tipo de actividades y conversar con ellos”, dijo Joel.

A los padres de adolescentes mayores les puede resultar especialmente difícil mantener las líneas de comunicación abiertas. Chad y Rennae Lance han encontrado que su respuesta a lo que sus hijos dicen también tiene un impacto. “Siempre los animamos a que nos pueden hablar de lo que sea”, dijo Chad, “que no los vamos a juzgar porque nos hablaron de algo”.

Además de hablar con sus hijos, y de escucharlos y observarlos, los padres no deben retraerse de establecer y poner en vigor reglas para actividades en línea, dicen los expertos.

Los Labrucherie les permiten a sus hijos jugar en línea, pero han fijado límites de tiempo, y todos sus contactos en línea son individuos que sus padres conocen.

Joel y Amanda Labrucherie utilizan aplicaciones para limitar la actividad en línea de sus hijos y poder monitorearlos. “No los estamos vigilando siempre”, dijo Joel, refiriéndose a los dispositivos electrónicos de sus hijos. Pero añadió, “tenemos acceso a estos y los podemos revisar”.

“Nos comunicamos abiertamente después de la escuela”, dijo Rennae. “Usualmente les preguntamos cómo les fue, qué pasó durante el día. También revisamos sus teléfonos. Nos entregan sus computadoras portátiles y dispositivos electrónicos, y los revisamos para protegerlos”.

“En unas ocasiones puede ser más difícil que otras porque sientes que estás creciendo”, comentó uno de los hijos de Rennae. “Pero entiendo los peligros y porque establecen estas restricciones”. Ella reconoció, “Por tu salud física y mental, es bueno tener ese balance”.

Ambas familias mencionaron los consejos y recordatorios que consideran con sus hijos y recursos gratuitos disponibles en línea de jw.org, el sitio oficial de los testigos de Jehová.

“Siento que es difícil diferenciar entre lo que es real y no lo es cuando estás en las redes sociales o páginas de internet”, dijo la hija mayor de la familia Lance. Ella recomendó especialmente uno de los videos animados breves del sitio oficial de los testigos de Jehová, Cómo defenderte sin dar un solo golpe.

“Como padres, no siempre tenemos todas las respuestas’, admitió Chad. “No tenemos soluciones para resolver cada problema. Así que tener ese recurso de jw.org es muy valioso”.