La Rosca de Reyes

Por Staff

Agencia Reforma

MÉXICO – Además de ser rica, la rosca es un conjunto de símbolos con mucha historia

Hoy se sabe que el origen de la rosca o roscón no tiene nada que ver con la llegada de los Reyes Magos a Belén para adorar al niño, sino que parece estar relacionado con las saturnales romanas, fiestas dedicadas al dios Saturno con el objeto de que el pueblo romano en general pudiera celebrar los días más largos tras el solsticio de invierno.

Para estos festejos se elaboraban unas tortas redondas hechas con higos, dátiles y miel, que se repartían entre plebeyos y esclavos.

Felipe V importó de Francia a España esta tradición del roscón para culminar las fiestas navideñas, dicho pastel estaba cubierto de frutas escarchadas y tenía en su interior una pequeña sorpresa, a veces de gran lujo y valor.

La rosca de reyes y el niño Dios en el interior son dos conceptos que surgieron de la necesidad de encontrarle un lugar seguro para su nacimiento con el fin de que el rey Herodes no pueda matarlo en su persecución de los infantes.

Una vez popularizada la tradición de la rosca en el siglo tercero se le introducía una haba seca que simbolizaba la regeneración, el resurgir de la vida, el año nuevo.

El afortunado al que le tocaba era nombrado rey de reyes durante un corto periodo de tiempo por lo que años después de empezó a nombrar a este pan como Rosca de Reyes.

Con la propagación del cristianismo en el mundo se asoció la antigua tradición de la haba con la llegada de los reyes magos a la adoración del nacimiento de Jesús.

Por eso se reemplazó la semilla por una figura del niño Jesús, la cual recordaría a las familias la necesidad de brindarle un hogar para que nazca y crezca en los corazones de los hombres.

INGREDIENTES:

Para la Rosca:

1/2 kilo de harina para pan (que tenga del 9 al 10 por ciento de proteína en el contenido nutricional)

2 1/2 cucharaditas de levadura seca

1 1/2 cucharaditas de mejorante para pan (se consigue en tiendas de materias primas especializadas en

panadería)

1/3 taza de azúcar

1/2 cucharadita de sal

1 barra de mantequilla sin sal a temperatura ambiente

2 huevos a temperatura ambiente

3/4 taza de leche tibia

La ralladura de 1 limón

Manteca vegetal para engrasar los moldes

Para la pasta de azúcar:

1/2 barra de mantequilla sin sal a temperatura ambiente

1/4 taza de azúcar glass

1/4 taza de harina

Para el relleno y la decoración:

1/2 kilo de fruta cristalizada al gusto cortada en pequeños cubos

1 taza de nuez troceada

Muñequitos de plástico para la Rosca (en cantidad al gusto)

1 huevo ligeramente batido para barnizar

Fruta cristalizada cortada en tiras para decorar

Rosca de frutas cristalizadas

-1 Mezclar los tres ingredientes para la pasta de azúcar y reservar.

-2 Para la Rosca, mezclar a mano o con el gancho en la batidora, la harina con la levadura, el mejorante y el azúcar. Cuando estén bien incorporados estos polvos, agregar la sal y después la mantequilla. Continuar mezclando.

-3 Añadir los huevos previamente mezclados con la leche y la ralladura del limón en un tazón y con ayuda de un tenedor. Pasar la masa a una superficie limpia y amasar hasta que quede homogénea y elástica.

-4 Engrasar una vasija y colocar ahí la masa cubriéndola con un plástico de cocina. Dejar reposar en un lugar tibio de 40 a 50 minutos o hasta que doble su volumen.

-5 Cuando esté lista, pasarla a la mesa y amasar por tres minutos más. Con ayuda de un palote extenderla en forma alargada o de tira. Colocar la fruta cristalizada, la nuez y los muñequitos de plástico a lo largo de la tira, enrollar y unir las dos puntas para formar la Rosca. Barnizar con huevo y colocar sobre una charola engrasada. Decorar con las tiras de fruta y la pasta de azúcar que se reservó.

-6 Dejar reposar de nuevo en un lugar tibio hasta que doble su volumen. Meter a hornear a 180 grados centígrados de 45 a 50 minutos, o hasta que al darle unos pequeños golpecitos, ésta suene como hueca.

(Receta de la chef Griselda Maysena)

Rinde 12 porciones

Tiempo de elaboración:

3 horas 30 minutos

Grado de dificultad: medio