Latinas en las Nubes

Latinas en las Nubes

Alejandro Domínguez

www.nuestronoroeste.com

Al pensar en aviones y pioneros en la aviación, se piensa en Boeing o los hermanos Wright. No se piensa en Latinoamérica y menos en mujeres en la historia de la aviación.

Pero este pensamiento está equivocado ya que mujeres latinas, y por relación toda Latinoamérica, están conectadas en la historia de la humanidad y la conquista de los cielos.

“Las mujeres pilotos eran intrépidas,” dijo Dan Hagedorn, curador del Museo de Vuelo, y 20 años de experiencia en su área en Latinoamérica, sobre las mujeres que rompieron barreras para convertirse en piloto en los países en América Latina.

Hagedorn ha desarrollado una búsqueda para verificar quienes fueron estas pioneras.

La búsqueda de Hagedorn para encontrar a pioneras empezó con una carta de una estudiante de secundaria preguntando por mujeres latinas en la aviación. Hagedorn se dio cuenta que no hay ninguna información de este tipo así que empezó su búsqueda.

Esta búsqueda dio como frutos la publicación del libro “Conquistadores del Cielo”, un compendio de la historia de la aviación en Latinoamérica y la plática que tendrá sobre mujeres latinas en la aviación este sábado 26 de septiembre a las 2:00 de la tarde en el Museo de Vuelo en Seattle.

Basa su investigación en documentación proveída por las organizaciones nacionales de aviación de cada país y así ha podido identificar a varias de las pioneras.

Hay países que no sabe quien fue la primera mujer en pilotear un avión o haber conseguido la primera licencia de piloto, pero no por falta de candidatas. Al contrario, hay muchas candidatas pero Hagedorn no ha podido verificar con certeza quien fue la primera.

Hagedorn ha identificado a la cubano americana Aida d’Acosta como la primera mujer en pilotear una nave aeronáutica – que es diferente a un avión -, diseñada por el brasileño Alberto Santos=Dumont.

Ella realizó su vuelo en julio del 1903 cuando era una adolescente. Cuando realizó su vuelo, su familia se avergonzó e intentaron que su vuelo no fuera hecho público a pesar de que el periódico hizo un artículo sobre el hecho.

No fue hasta en 1931 cuando d’Acosta habló sobre su vuelo y no fue hasta la primavera pasada cuando Hagedorn encontró una foto donde ella aparece de manera accidental.

Volar una nave aeronáutica es más peligroso que volar un avión, dijo Hagedorn, debido al globo lleno de gases flamables que permite que la nave vuele.

“Fue algo muy intrépido para una mujer en su adolescencia,” dijo Hagedorn.

Hagedorn hablará de cada una de estas mujeres. Actualmente, las mujeres están bien representadas en la aviación en Latinoamérica. Esto se debe en parte a la Segunda Guerra Mundial.

“(La guerra) no sólo hizo que hubiera más aviones pero promovió los derechos de la mujer, y ellas decían ‘ queremos hacer esto’” dijo Hagedorn.

La primera mujer en pilotear un avión fue la argentina Amalia Celia Figueredo de Pietra en 1914. Hagedorn dijo que Argentina era un país más metropolitano y progresista que el resto de los países. Por eso no le sorprende que en Argentina, mujeres tuvieran más oportunidades para volar.

El mayor obstáculo en Latinoamérica para conseguir una licencia de piloto era la falta de instructores y escasez de aviones disponibles. Estados Unidos tenía mejor acceso y esto le ayudó a que más mujeres se convirtieran en pilotos, algo que le ayudó a Hermelinda de Briones, quien tomó clases en Canadá y voló a Ecuador en 1936 y fue premiada con su licencia de piloto en su país de origen.

También tenían maneras de obtener el dinero necesario para las clases como lo hizo Emma Catalina Encinas, de México, que obtuvo su dinero para volar dando clases de baile.

“40,000 personas fueron a verla (pilotear),” dijo Hagedorn. “¿Te imaginas esa clase de presión?”

Hagedorn expresa respeto a cada una de estas mujeres porque avanzaron los derechos de la mujer, y en unos casos en otras áreas.

Ejemplo es Violeta Guirola de Avila, de El Salvador, quien no sólo fue la primera mujer piloto de su país, sino fue la primera mujer en conducir un carro.

Hagedorn ha encontrado fotos de estas mujeres momentos después de que hicieron su vuelo histórico y dice que encuentra algo común en todas.

Todas estaban felices.

“Sus ojos tenían ese reflejo de un nuevo descubrimiento…el de volar,” dijo.

CAJA

Julio 29, 1903 Aida d’Acosta Cuba (aeronáutica)

Octubre 1, 1914 Amalia Celia Figueredo de Pietra Argentina

Octubre 9, 1921 Violeta Guirola de Avila El Salvador

Marzo 1922 Amalia Villa de la Tapia Bolivia

Abril 8, 1922 Teresa de Marzo Roessler Brasil

Abril 9, 1922 Anésia Pinheiro Machado Brasil

Octubre 24, 1929 Graciela Cooper Godoy Chile

Julio 1930 Aris Ema Walder Uruguay

Diciembre 15, 1940 Irma Camacho Uruguay

1931 Berta Moreleda Cuba

Noviembre 20, 1932 Emma Catalina Encinas México

Junio 1936 Hermilinda de Briones Ecuador

Febrero 10, 1930 Berta Servián Paraguay

1941 Ana Branger y Luisa Elena Contreras Venezuela

Enero 1944 Nola Castañeda Diaz Colombia

Octubre 10, 1946 Mary Q. de Quelquejeu Panamá

México:

Bertha Zerón. Primera mexicana en conseguir licencia de aerolínea de transporte público (1971)

Brasil:

Cptn. Lucy Lúpia Pinel Balthazar. Primera mujer en ser capitán de una aerolínea en Latinoamérica (Abril 1976)

Honduras:

Tte. Dulce María Vásquez y Tte. Doris Xiomaria Andrade. Primeras mujeres que son pilotos militares en Latinoamérica. (1999)