Nuevo informe demuestra que la reapertura de las escuelas está muy ligada a la actividad social

OLYMPIA — El Departamento de Salud (DOH) del estado de Washington, el Departamento de Salud Pública de Seattle y el Condado de King y el Instituto de Modelado de Enfermedades (IDM) publicaron hoy un nuevo informe (solo disponible en inglés) en el que se demuestra que reabrir las escuelas sin tomar medidas de prevención podría generar un aumento significativo de casos de COVID-19 en la población.

Con datos del condado de King, el IDM utilizó su modelo basado en agentes, Covasim (solo disponible en inglés), para simular diferentes situaciones y estrategias de reapertura de las escuelas junto con diferentes niveles de actividad y movilidad de la comunidad fuera de estas. En la simulación de los primeros tres meses del período escolar (del 1.º de septiembre al 1.º de diciembre), el informe determinó que las escuelas del condado de King podrían reabrir sin contribuir al crecimiento sostenido de la epidemia, pero solo si se aplican varias medidas para contrarrestarla, y si la transmisión de la COVID-19 en la comunidad es baja. Sin aplicar ninguna medida de defensa, la cantidad de nuevos casos de COVID-19 en el país podría duplicarse en el primer período de tres meses.

“La reapertura de las escuelas no puede considerarse de manera aislada. Lo que sucede fuera de estas es tan importante como lo que sucede adentro”, afirmó Lacy Fehrenbach, subsecretaria de salud del DOH dedicada a la respuesta a la COVID-19. “La medida más importante que podemos tomar para reabrir las escuelas este otoño es unirnos para reducir la propagación del virus en nuestras comunidades y en todo el estado”.

Agrupar a los estudiantes por edad, practicar el distanciamiento físico, usar mascarillas y mantener una higiene segura son todas medidas que pueden ayudar a reducir el impacto de la reapertura de las escuelas en la transmisión. Sin embargo, el efecto que tengan estas medidas dependerá del nivel de transmisión de la COVID-19 fuera de las escuelas. Incluso con las medidas de defensa, se deberían controlar diariamente los síntomas de los estudiantes y del personal, y la movilidad tanto laboral como comunitaria deberían mantenerse por debajo de cierto límite. “En lo que respecta a la COVID-19, todas las partes de nuestra sociedad están conectadas”, afirmó el Dr. Jeff Duchin, funcionario de salud del Departamento de Salud Pública de Seattle y el Condado de King: “Debemos controlar bien la transmisión en los lugares de trabajo, las empresas, los espacios de recreación, las familias y las redes sociales, ya que todas estas áreas están relacionadas y tienen un impacto en la reapertura segura de las escuelas”.

En la tabla a continuación se muestra la combinación de varias medidas de defensa y el nivel de reducción de la movilidad que se necesitan para mantener el número efectivo de reproducción por debajo del umbral crítico de 1, al tiempo que se permite la reapertura de las escuelas en el otoño. Cuando el número efectivo de reproducción sea superior a 1, la cantidad de casos de COVID-19 crecerá.

“Este análisis demuestra la importancia de que tanto los encargados de desarrollar las políticas como las personas de toda la sociedad trabajen juntos y hagan su parte para reducir la transmisión de la COVID-19. Para esto, es necesario usar mascarillas, practicar el distanciamiento físico y continuar permitiendo que la ciencia guíe las políticas”, afirmó el Dr. Jamie Cohen, científico investigador del IDM y autor principal del informe. “Solo así podremos reabrir de forma segura las escuelas en el otoño”.

Como mínimo, el uso de mascarillas, el distanciamiento físico, la higiene segura y la agrupación de los salones de clase son necesarios para reabrir las escuelas. En análisis futuros, se investigarán estrategias adicionales, como el cierre de las escuelas en respuesta a casos o cronogramas alternativos para reducir los contactos dentro la escuela.

Para obtener más datos sobre la COVID-19, visite (solo disponible en inglés):

El sitio web del departamento es su fuente para una dosis saludable de información. Encuéntrenos en Facebook y síganos en Twitter también.