Nuevo plan para volver a la escuela: el estado divulga una guía actualizada sobre las clases presenciales

OLYMPIA. El Departamento de Salud del Estado de Washington (DOH, por su sigla en inglés) divulgó parámetros actualizados (solo en inglés) para ayudar a los líderes y funcionarios escolares a tomar medidas sobre las clases presenciales y el riesgo de transmisión de la COVID-19 en el entorno escolar.

Entre los cambios de los parámetros, se incluyen revisiones de las tasas de incidencia de la COVID-19 para tener en cuenta en el momento de tomar decisiones sobre a quiénes priorizar para las clases presenciales. Además, hemos incluido una aclaración adicional acerca de que los líderes locales también deben considerar los resultados positivos en las pruebas y las tendencias en los casos y las hospitalizaciones para orientar las decisiones sobre la expansión de las clases presenciales.

“Los cambios en nuestros parámetros para la escuela se basan en la investigación y los datos recientes recopilados por los funcionarios escolares de salud estatal y nacional, y las experiencias tempranas de las escuelas en el estado de Washington y todo el país”, explicó Lacy Fehrenbach, secretaria adjunta de Salud para la respuesta a la COVID-19. “Los cambios indican que, con la implementación de medidas sólidas de salud y seguridad, la transmisión en el entorno escolar parece limitada”.

“Estamos dando un paso para que los niños en edad escolar vuelvan a los salones de clases”, afirmó el gobernador Jay Inslee. “La ciencia ha demostrado, y nuestros funcionarios escolares han comprobado, que, con un enfoque diligente en las medidas de salud y seguridad, es posible que los niños vuelvan a los salones de clases a la vez que protegemos a los estudiantes, los miembros del personal y de la comunidad de una mayor transmisión de COVID-19”.

Además de los parámetros actualizados, el DOH anunció un mayor énfasis en la salud y las medidas de seguridad (solo en inglés) que se necesitan conforme la ley para las clases

presenciales en escuelas privadas o públicas, desde jardín de infantes hasta 12.º grado. Estas son algunas de las medidas:

  • Proteger al personal y a los estudiantes que se encuentran en mayor riesgo de contraer COVID-19 grave, y, al mismo tiempo, garantizar el acceso al aprendizaje.
  • Agrupar a los estudiantes (obligatorio en la escuela primaria; recomendado en las escuelas medias y secundarias).
  • Practicar el distanciamiento físico de 6 pies (2 metros) entre los estudiantes y el personal.
  • Promover el lavado o la desinfección de manos con frecuencia.
  • Promover y garantizar el uso de tapabocas entre los estudiantes y el personal.
  • Aumentar la limpieza y desinfección.
  • Mejorar la ventilación.
  • Evaluar a los estudiantes y miembros del personal para ver si presentan síntomas y signos de COVID-19.

Las pruebas y el rastreo de contactos son tareas claves que deben implementarse para responder rápidamente cuando hay casos entre la comunidad escolar y así disminuir la transmisión. Asimismo, el DOH divulgará una guía sobre las pruebas de COVID-19 (solo en inglés) en las comunidades escolares desde jardín de infantes hasta 12.º grado. Esta guía ayudará a los líderes escolares y de salud a decidir a quién, cómo y cuándo realizar la prueba o la evaluación entre los estudiantes de jardín de infantes a 12.º grado y los miembros del personal.