Man wearing mask

Vacúnate Para Ti, Tu Familia y Tu Comunidad

La mayoría de nosotros estamos cansados, agotados por la pandemia. Miles de personas han perdido a familiares, amigos y otros seres queridos. Ahora, con la vacuna disponible para todos los adultos en los Estados Unidos, nos corresponde a todos vacunarnos para dejar atrás esta crisis.

Vacunarse es un asunto urgente. Estamos en una guerra contra el tiempo y un virus que ya se ha transformado en formas más infecciosas. Entre más pronto la mayoría de nosotros estemos vacunarnos, más pronto podemos comenzar a reiniciar completamente la economía y la recuperación tan necesaria.

Casi 88 millones de personas, o más del 26% de la población, han sido completamente vacunadas, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Y casi el 66% de las personas de 65 años o más, que han estado en mayor riesgo de contraer la enfermedad, ahora están protegidas. Pero muchos dudan en recibir la vacuna, y otros están desafiando la ciencia detrás de la vacuna.

Sabemos que las vacunas no se han distribuido de manera equitativa en nuestras comunidades de color. Las personas de raza negra, morenas e indígenas—que han sido mas afectadas por infecciones, enfermedades, hospitalizaciones y muertes por el COVID-19 con tasas mucho más altas en relación con la población—no reciben la vacuna debido a las desigualdades arraigadas en nuestro sistema de atención médica.

A pesar de que el condado de King está avanzando en la vacunación de las comunidades de color, todavía no es suficiente y se debe hacer más para vacunar a todos, independientemente de su raza o etnia.

La fea historia de la ciencia y la gente de color

Es comprensible que muchas personas de color se muestren reacias a vacunarse. Gente de raza negra, latinos e indígenas han sido sometidos a flagrantes abusos médicos bajo la apariencia de ciencia, procedimientos no consensuales o programas de eugenesia racista que buscaban reducir su población.

Es una fea historia racista contra la que todavía estamos luchando hasta el día de hoy, por lo que esta vacilación está bien justificada. Sin embargo, en este caso, podemos confiar en la ciencia y la medicina. El proceso de desarrollo de la vacuna ha sido abierto y transparente, y los efectos secundarios se han documentado e investigado.

Algunos de esos efectos secundarios han causado malestar general en algunas personas. Sin embargo, la alternativa de no vacunarse puede ser fatal. A nivel nacional, nos estamos acercando a las 600.000 muertes, un récord desalentador. De ellos, 1,500 vivían en el condado de King, donde la transmisión comunitaria aún es alta.

La vacuna también puede reducir la necesidad de hospitalización en caso de infección. Aquellos que son hospitalizados debido a enfermedad grave pueden tener síntomas persistentes durante meses e incluso corren el riesgo de morir meses después de contraer la enfermedad, como ha demostrado una nueva investigación.

Ya es tiempo de ignorar a los detractores que hasta el día de hoy todavía niegan que la pandemia sea real y que se niegan a vacunarse. El coronavirus que causa COVID-19 es real. Esta es una crisis grave que exige un esfuerzo de todos nosotros para protegernos de las enfermedades y la muerte.

Cuando te vacunas, no lo haces solo para ti. Lo estás haciendo para las personas cercanas a ti, para tus amigos y familiares, y para la comunidad. Si queremos ver el fin de esta pandemia y volver a la normalidad, debemos vacunarnos. ¡Yo estoy completamente vacunado y les imploro que hagan lo mismo!

Para obtener una lista de recursos sobre dónde obtener ubicaciones de vacunación y otra información, haga clic aquí.