tent

Wenatchee, una historia de éxito para enfrentar la pandemia

Con el apoyo de la Guardia Nacional de Washington, así como socios del sector local y privado, se abrieron cuatro centros de vacunación en todo el estado entre la semana del 25 al 30 de enero. Los centros estaban ubicados en Kennewick, Ridgefield, Spokane y Wenatchee. Sin embargo estos centros estaban abiertos a los washingtonianos elegibles, con cita previa solamente; es decir, solo si se habían preinscrito y eran elegibles para recibir la vacuna bajo la Fase 1A o 1B-1 . Esta fase incluyó a proveedores médicos de alto riesgo, personas de 50 años o más que viven en un hogar múltiple y con personas mayores de 65 años. El objetivo inicial era proporcionar aproximadamente 500 vacunas por día en cada centro.

Para obtener una vacuna, los individuos primero necesitaban confirmar que eran elegibles usando la aplicación PhaseFinder/EncuentraTuFase. Una vez confirmado, las personas debían identificar qué sistema de registro correspondía con el sitio de vacunación masiva en su región. La aplicación de Phase Finder y las citas en línea permitieron que las personas pudieran establecer rápidamente su elegibilidad y asegurar una cita. Mientras tanto, se cuidaban ante cualquier exposición al virus y minimizaban el tiempo en espera en el teléfono. La intención era buena, y parecía que los avances en la tecnología nos ayudarían a vacunar con rapidez y masivamente.

Pero a la semana de la apertura de los centros de vacunación masiva, el personal del centro de vacunación y los socios comunitarios hicieron observaciones: señalaron, por ejemplo, que las personas que no hablaban bien el inglés (LEP) o personas de color no estaban haciendo fila para la aplicación de la vacuna. Sacando rápidas conclusiones, muchos se preguntaron si esta población no confiaba en la ciencia de la vacuna, o si la presencia de la Guardia Nacional era un motivo desalentador, o bien que esta comunidad simplemente preferiría ver a su propio proveedor médico para recibir atención. Pero ¿quizás había otros factores en juego?

Para entender mejor por qué hubo poca o ninguna respuesta de la comunidad de habla hispana, Tomas Madrigal, del equipo de Relaciones Comunitarias y Asesoría de Equidad del Departamento de Salud de Washington (WA DOH), se puso en contacto con Alma Chacón, directora del Wenatchee Café. Alma, beneficiaria del contrato de emergencia de idioma para prestar servicios de concientización por el Covid-19 a la comunidad (COVID Emergency Language Community Outreach services contract), estaba lista con respuestas y un plan de acción. Durante una reunión de la coalición de los servicios de comunidad, Alma, al hacer uso de la palabra, compartió que ella había participado recientemente en un acontecimiento llevado a cabo por Confluence Health, la universidad de Wenatchee Valley College y el grupo Parque Padrinos, para ayudar a abordar las barreras que impedían que los Latinos se vacunaran contra el virus del COVID-19. Alma reveló que más de 300 miembros de la comunidad recibieron su primera dosis de vacuna en este evento. Entonces, ¿por qué no estaban haciendo una cita para el centro de vacunación masiva?

La célebre experiencia en Wenatchee Café

Alma amablemente compartió que para que todas las personas accedieran a una aplicación, se requiere tener un computador o teléfono inteligente con acceso a Internet, y hablar inglés con fluidez. Al no contar con estas herramientas había creado barreras para obtener la vacuna del centro de vacunación masiva en el Town Toyota Center. Alma no creía que la comunidad de habla hispana rechazara la vacuna, sino que necesitaba tener acceso a la vacuna de una manera familiar y de fácil acceso. Sugirió que Wenatchee Café se asociara con el sitio de vacunación masiva para ayudar a aumentar el acceso de la vacuna a la comunidad de habla hispana. Fue así como Alma ofreció ayudarle a la comunidad latina a programar citas, con la condición de que el Departamento de Salud DOH pudiera ayudar a reservar unas citas y designarlas para esta comunidad.

Tomas trabajó con el centro de vacunación masiva del Departamento de Salud de WA e hizo gestiones para que 100 vacunas fueran reservadas para la comunidad de habla hispana. Mientras tanto, Alma configuró un número de teléfono directo con el propósito de ayudar a miembros de la comunidad con la verificación de su elegibilidad para programar una cita. El centro de vacunación masiva del Departamento de Salud de WA respondió rápidamente a esta petición y reservó 100 citas para que el Wenatchee Café pudiera programar citas para la comunidad de habla hispana.

El Departamento de salud de Chelan-Douglas (CDHD) apoyo rápidamente estos esfuerzos colaborando con el CAFÉ. El equipo de concientización de CDHD, que también está compuesto por personal bilingüe, instaló dos líneas telefónicas específicamente para los esfuerzos de ayuda de equidad. Esta tarea fue un éxito. El equipo de concientización de CDHD logro expandir sus esfuerzos durante los fines de semana y en toda la Región Centro Norte, ofreciendo apoyo a las comunidades de habla hispana en los condados de Okanogan y Grant. Para informar rápidamente a la comunidad hispana de esta oportunidad, el DOH de WA, el CDHD y el Community Café, trabajaron con los canales locales de los medios de comunicación, La Pera y Wenatchee World.

En pocos días, Alma y su equipo registraron a más de 60 miembros de la comunidad elegibles para su cita de la vacuna. Como resultado del éxito de Wenatchee Café en ayudar a los miembros de la comunidad elegible a programar citas, el sitio de vacunación masiva del DOH de WA ha continuado reservando 100 citas por día para personas que experimentan dificultades por el idioma y la tecnología. El conocimiento de Alma de su comunidad, su relación auténtica con esta, la voluntad de colaborar y utilizar los recursos disponibles ayudó a brindar protección contra el virus del COVID-19 a muchos miembros de esta comunidad.

Esta colaboración, realizada con voluntad, entrega y espíritu de ayuda, ha continuado brindando acceso a la vacuna mediante actividades de concientización, la creación de líneas telefónicas con personal bilingüe, dando respuesta a preguntas sobre la vacuna, verificación de elegibilidad de la vacuna y programación de citas para los miembros de la comunidad.