Cuida tu corazón de la quimio

  • Wed Dec 2nd, 2015 12:01am
  • Salud

Paloma Villanueva

Agencia Reforma

Los pacientes que están en tratamiento con quimioterapia deben ser sometidos a un estudio previo del corazón y estar alertas ante posibles síntomas de insuficiencia cardiaca, advierten cardiólogos y oncólogos.

Hay fármacos nuevos que se utilizan en quimioterapia y son muy efectivos para tratar ciertos cánceres, pero pueden provocar insuficiencia cardiaca, advierte Francisco López, director de cardiología preventiva de la Clínica Mayo de Rochester.

“Son medicinas que se utilizan principalmente para el tratamiento de cáncer de mama y de hueso.

“Es difícil predecir a quién van a afectar porque no depende tanto de la dosis sino de la persona, pero también es cierto que si la persona deja de exponerse al fármaco el problema se detiene, por eso se debe realizar una vigilancia estrecha por parte de un cardiólogo”, detalla.

El especialista refiere que en Estados Unidos incluso se están creando clínicas de cardio-oncología para llevar a cabo una vigilancia estricta de la función cardiaca de los pacientes con cáncer, quienes son sometidos a ecocardiogramas (imágenes en movimiento del corazón) al inicio del tratamiento, a los 3 y a los 6 meses.

Ángel Herrera, director general adjunto médico del Instituto Nacional de Cancerología, reconoce que la adriamicina, fármaco utilizado en quimioterapia, puede causar toxicidad cardiaca.

“La toxicidad cardiaca significa que disminuye la capacidad de contracción del corazón, es decir, se presenta insuficiencia cardiaca”, apunta.

La adriamicina se utiliza en el tratamiento de cáncer de mama, sarcomas óseos, sarcoma de partes blandas, cáncer de pulmón de células pequeñas, carcinoma nasofaríngeo indiferenciado y linfoma no Hodgkin.

Sin embargo, Herrera destaca que antes de prescribir este fármaco a un paciente con cáncer, se le somete a un estudio denominado FEVI (fracción de eyección del ventrículo izquierdo), con el que se observa el funcionamiento de su corazón.

“Al paciente que necesita adriamicina como parte de su tratamiento se le hace una evaluación premedicación y, si vemos que la función cardiaca está abajo del 50 por ciento, no se le administra ese medicamento, se le da una alternativa.

“Y si por alguna razón durante el tratamiento presenta algún dato de insuficiencia cardiaca, entonces se interrumpe el tratamiento y se cambia de medicamento”, apunta.

El oncólogo agrega que hasta hace 10 años la adriamicina era el medicamento más importante para tratar el cáncer de mama por lo que se aplicaba a las pacientes de seis a ocho ciclos de quimioterapia con este fármaco, pero actualmente se usan dosis más bajas.

Aún con todas las precauciones, aproximadamente el 5 por ciento de los pacientes que son sometidos a quimioterapia con este fármaco sufre daño cardiaco permanente.

“Los pacientes deben tener presente que lo que estamos tratando es una enfermedad que está amenazando su vida, que es el cáncer y por otro lado tenemos una falla cardiaca que si la controlan bien con su medicación, una dieta apropiada, un peso apropiado y un registro cardiovascular continuo nunca va a ser un problema para la persona”, asegura.