Embarazo pleno

Embarazo pleno

  • Wed Sep 30th, 2009 3:29pm
  • Salud

(Agencia Reforma

Las preocupaciones antes, durante y después de un embarazo son muchas, pero con los cuidados necesarios, las consultas adecuadas y los consejos prácticos y sencillos de los expertos la posibilidad de enfrentar algún problema grave se descartan.

Todo es cuestión de actitud, de llevar una alimentación sana y de seguir las recomendaciones de los médicos para hacer a un lado las preocupaciones.

ANTES

Dos o tres meses antes de decidir embarazarse tanto el hombre como la mujer tienen que comenzar a tomar el Ácido Fólico.

“Actualmente se recomienda tanto para el hombre como para la mujer. Siempre, antes de buscar un embarazo es importante visitar al médico seis meses antes o un año para que el ginecólogo haga una revisión de senos, colposcopía, papanicolau y ver si no hay una infección vaginal que pueda afectar al inicio el embarazo”, recomienda el ginecólogo Juan Manuel Hernández.

Una vez que el médico ha dado el visto bueno, entonces, se debe comenzar con la búsqueda de la preñez. Durante los primeros meses lo más importante es la ingesta de Ácido Fólico y una dieta baja en carbohidratos.

“Hay que disminuir el azúcar, las harinas y pastas. ¿Por qué? Porque las complicaciones más frecuentes en las mujeres mexicanas tienen que ver con la diabetes gestacional y la hipertensión. Carne, pollo, verduras, pescado, fruta está muy bien que se coma. Los mexicanos desde chiquitos estamos muy acostumbrados a comer pastas y harinas, entonces, consumimos más carbohidratos y una paciente embarazada es más propensa a sufrir diabetes”, comenta.

El ejercicio también es indispensable cuando se busca tener un bebé. Se trata de un ejercicio cardiovascular no excesivo, sólo hay que caminar o trotar entre 20 y 30 minutos diarios para mantenerse en buen estado físico.

DURANTE 1-3 meses

Cuando la pareja ha conseguido embarazarse, entonces, hay algunas posibles complicaciones que se pueden presentar. Para evitarlas es indispensable tener contacto continuo con el especialista.

Los abortos espontáneos son frecuentes en esta etapa, por ello hay que aumentar las precauciones y evitar ejercicios agotadores. Se debe continuar por tres meses con la toma del ácido fólico. La dieta recomendada es también baja en carbohidratos. En esta fase los llamados achaques pueden presentarse de forma recurrente, debido a las hormonas del ovario.

3-6 meses

En esta etapa se debe consumir un polivitamínico, porque los requerimientos nutrimentales de mamá son mayores. Hay que tener cuidado con las infecciones de vías urinarias. Las visitas al médico deben ser constantes, una vez por mes.

La ingesta de ácido fólico se suspende, pero se continúa con la toma del polivitamínico. El ejercicio cardiovascular de 30 minutos diario es necesario. Los exámenes son los mismos que el primer trimestre.

Las visitas al médico aumentan de frecuencia, cada 15 días y al acercarse el parto, cada semana.

Desde el comienzo de la gestación se recomienda no consumir alimentos en la calle y evitar los mariscos.

El embarazo disminuye las defensas de la mujer, por ello se recomienda que no asistan a lugares públicos o con mucha gente para evitar la influenza.

DESPUÉS

Al concluir el embarazo se presenta un sangrado que tiene una duración de siete a 10 días, cualquier anomalía en esto se debe hablar al médico. “Si es una hemorragia mayor a una regla hay que llamar al doctor, porque puede ser que la matriz no se contraiga adecuadamente y al no hacerse chiquita viene el sangrado yo puede poner en riesgo la vida de la mamá”, explica Hernández.

La inflamación de manos, piernas y pies son signos de retención de líquidos y de posible presión arterial elevada, por lo que se sugiere estar en contacto con el médico tratante.

“Siempre el baño diario de la mamá, mucho aseo”, concluye el ginecólogo.