La Educación Pública en Washington: Lo Que Ud. Necesita Saber

La Educación Pública en Washington: Lo Que Ud. Necesita Saber

  • Fri Aug 7th, 2009 11:35am
  • Salud

A partir de esta semana, La Raza del Noroeste empezará a publicar información sobre las escuelas y diferentes servicios disponibles para los estudiantes. Esta información está siendo divulgada y escrita por la Oficina del Superintendente Estatal de Enseñanza Pública (OSPI por sus siglas en inglés) y otras organizaciones del estado.

para ver esta columna y más información puede visitar www.yourlearningcenter.org

La cultura de las escuelas públicas en Washington

www.yourlearningcenter.org

Las escuelas tienen tradiciones y costumbres que debemos conocer. Los maestros y las demás personas que trabajan en las escuelas tienen muchas ocupaciones y es posible que no tengan tiempo o no puedan explicarnos cómo funcionan las cosas. No es que traten de excluir a las familias. A veces pedirle a un maestro que explique el funcionamiento de las escuelas es como pedirle a un pez que describa el agua.

Y, por supuesto, no todas las escuelas públicas son iguales. Algunas son más accesibles que otras; algunas son más informales que otras; algunas son más abiertas y comprensivas con las personas de otras culturas.

También existe una gran diferencia entre la escuela primaria, la intermedia y la preparatoria. En la escuela primaria, los maestros esperan una gran participación familiar en el aprendizaje de los niños. A medida que los estudiantes crecen, esto cambia. En la escuela intermedia y en la preparatoria, se invita a las familias a asistir a eventos especiales y a conferencias de estudiantes y se nos pide que verifiquemos que nuestros hijos hagan la tarea pero, en general, se espera que los estudiantes sean más responsables de su propio aprendizaje.

A continuación, explicamos algunas de las tradiciones básicas que son comunes a todas las escuelas públicas:

Los maestros necesitan y valoran el apoyo de la familia. A los maestros les gusta reunirse con las familias de sus estudiantes. En general, las escuelas tienen una “noche de familia” o “noche de regreso a clases” en el otoño. Ésta es una buena oportunidad para reunirse con el maestro y preguntar qué van a aprender nuestros hijos. También es una buena ocasión para preguntar al maestro cómo contactarlo para hacerle alguna consulta durante el año escolar. Algunos maestros nos darán sus teléfonos particulares; otros quizás nos ofrezcan otro medio para comunicarnos con ellos.

Todas las familias deberían tener los calendarios publicados por las escuelas. Todos los años, cuando comienzan las clases, las escuelas publican un calendario donde se muestra cuándo son las vacaciones, los días feriados, los días cuando las clases comienzan tarde o terminan temprano, la programación de eventos especiales a los cuales deben asistir las familias y los días cuando hay actividades deportivas u otras actividades. Toda familia debe tener este calendario.

Las reuniones de padres y maestros son muy importantes. Durante la escuela primaria, se organizan reuniones o conferencias de padres y maestros varias veces por año. En la escuela intermedia y en la preparatoria, es posible que haya reuniones solamente una vez por año. Cada maestro se reúne con los padres o los tutores de cada alumno para conversar sobre lo que el estudiante está aprendiendo y sobre lo que el maestro enseñará en el resto del año. Asistir a estas reuniones es muy importante para las familias. Si no podemos ir en la fecha y la hora indicada por el maestro, es importante que nos comuniquemos con la escuela para pedir otro horario. La mayoría de las escuelas tratarán de encontrar una hora que nos resulte conveniente.

Ésta también es una buena oportunidad para demostrar nuestro agradecimiento a los maestros de nuestros hijos y al personal de la escuela. Todos se esfuerzan para la educación de nuestros hijos y merecen nuestro agradecimiento.

Los maestros y los directores respetan a las familias que participan activamente en la educación de sus hijos. Algunas veces, los maestros se molestan con las familias que no asisten a las reuniones de padres y maestros o que no responden los mensajes telefónicos. Si no participamos en las reuniones o no respondemos a llamadas, piensan que no nos preocupamos sobre la educación de nuestros hijos. Esto es cierto en todas las escuelas – primaria, intermedia y preparatoria.