La Educación Pública en Washington

  • Fri Aug 14th, 2009 11:05am
  • Salud
La Educación Pública en Washington

La Raza del Noroeste empezará a publicar información sobre las escuelas y diferentes servicios disponibles para los estudiantes. Esta información está siendo divulgada y escrita por la Oficina del Superintendente Estatal de Enseñanza Pública (OSPI por sus siglas en inglés) y otras organizaciones del estado.

Para ver esta columna y más información puede visitar www.yourlearningcenter.org

Las familias y los maestros son igualmente importantes

www.yourlearningcenter.org

Mientras nuestros hijos siguen disfrutando el sol del verano, los padres de familia empezamos a preparar para el regreso a clases. Aparte de comprar útiles escolares, pensamos en cómo podemos apoyar el éxito académico de nuestros hijos.

Cuando los padres de familia participamos en la educación de nuestros hijos, les va mejor en la escuela. Por eso, es importante que tengamos buena comunicación con los maestros de nuestros hijos.

Algunas veces, es difícil saber cómo relacionarnos con los maestros y el director de la escuela de nuestros hijos. Es posible que tengan más educación y autoridad que nosotros, y no siempre los consideramos nuestros iguales.

Pero las familias y los maestros son igualmente importantes, y los maestros desean que las familias sean sus socios. Los maestros son expertos en enseñanza, pero las familias somos expertas en cuanto a nuestros propios hijos.

Independientemente de nuestro nivel de educación, los maestros necesitan nuestra ayuda para hacer bien su trabajo porque los niños aprenden mejor cuando las familias participan en su educación.

En todas las escuelas, existen tres tipos de participación familiar:

ŸLa primera es la participación directa que tiene lugar cuando ayudamos a que nuestros hijos aprendan. Un ejemplo de ello es asegurarse de que el alumno dedique, por lo menos, 20 minutos por día a la lectura o que haga la tarea.

ŸLa segunda es la participación que ayuda a toda la clase o a toda la escuela. Algunos ejemplos son: hacer trabajo voluntario en el salón de clase, ayudar a reunir fondos para la escuela o recomendar cambios que creemos necesarios.

ŸLa tercera manera de contribuir al éxito de nuestros hijos es trabajar para que las escuelas mejoren. Para ello, debemos expresarnos cuando vemos necesidades insatisfechas y comunicar a los miembros del consejo escolar electo o a los legisladores del estado nuestras inquietudes con respecto a las mejoras.

Los tres tipos de participación son importantes, pero lo más importante es ayudar a nuestros propios hijos en su aprendizaje.