No estamos aislados

No estamos aislados

Alejandro Domínguez

La Raza del Noroeste

La semana pasada salió la última parte de nuestro especial “Aislados entre la Multitud”, una serie donde queríamos explorar problemas de salud mental en la población hispana.

Con la publicación en La Raza del Noroeste, se culminó un trabajo de casi ocho meses con entrevistas, entrenamiento, escribir y traducir. Pero sobre todo, fue un periodo de altibajos emocionales que iban desde frustración hasta alegría cuando se conseguía la entrevista.

El proyecto se hizo junto con la reportera Sharon Salyer y el editor Robert Frank, del periódico The Daily Herald para que sea publicado en dos idiomas mezclando los recursos de ambas publicaciones. Esto sería algo único no sólo en la región pero en el país.

La Raza del Noroeste ha trabajado con otros medios americanos en el pasado como The Herald y KOMO de Seattle, pero esta sería la primera vez en un gran proyecto donde La Raza del Noroeste tendría un papel importante. En las otras colaboraciones, nuestro rol era proveer información del lado hispano, traducir y presentar los datos para que el medio americano realice su nota.

En este proyecto, ambas publicaciones estaban mano a mano en el proceso de investigación al estar en la mayoría de las entrevistas y compartir la información. En este proceso, ambas publicaciones asistieron a las dos entrevistas y se realizaron entrevistas en ambos lenguajes.

Desde el principio se sabía que sería complicado por ser un tema complicado. Se Sabía desde el principio que iba a ser tabú hablar sobre depresión en los hispanos. De eso no se habla. Se iba a complicar al hablar de la situación migratoria y más al tratar de conseguir a alguien que pasó tiempo en el Centro de Detención del Noroeste.

Se buscó a personas hispanas quienes llenaban los requisitos pero era complicado encontrarlos. Al final, las historias de Cristina, Blanca y doctor Chacón se encontraron casi al azar y en momentos que el equipo se estaba dando por vencido.

Había momentos de desesperación y momentos de alegría y diferentes personas decían los mismos temas: hay una gran necesidad para dar recursos de salud mental a minorías y cuando hay servicios disponibles, gente no los usa. También está la situación de la segunda generación de inmigrantes quienes están buscando su propia identidad y están en más riesgo de padecer un desorden mental, pero a la vez, pueden ser más abiertos en buscar ayuda. También como el lenguaje se vuelve vital en la dinámica familiar y hasta como cambia el poder entre padres a hijos.

El objetivo del proyecto era dar luz algo que se ignora generalmente. En parte, fue exitoso.

La información ha sido esparcida y organizaciones se están dando cuenta de la necesidad y han propagado la información. Aunque ni Consejo ni Sea Mar tenían información sobre si han recibido mas pacientes o no.

¿Qué sigue? Las cosas que nos afectan a los inmigrantes no han cambiado, pero se ha abierto una pequeña puerta de inofrmación.

El reportaje no era sólo para la comunidad hispana, sino era también para la comunidad americana en espera de que entiendan más a la comunidad migrante. Hubo llamadas de enojo por hacer estas notas, pero hubo más llamadas diciendo que el reportaje los hizo pensar.

Eso es un buen inicio.