Cienciología: la fe y el mito

  • Fri Jan 30th, 2009 12:01am
  • Salud
Cienciología: la fe y el mito

Natalia Vitela

Agencia Reforma

MÉXICO, DF , 24-Ene .- La Cienciología está rodeada de falsas creencias, como que su fundador es un alienígena, que no permiten que sus feligreses se sometan a ningún tipo de tratamiento médico, que solamente donando grandes cantidades de dinero se puede pertenecer a la feligresía y que no es una religión sino una secta.

Pero, según Jonathan Marduk, vocero de la Iglesia de Cienciología en México y América Latina, los únicos tratamientos terapéuticos prohibidos en este credo son los psiquiátricos, pues consideran que la psiquiatría es un fraude y que las personas pueden sanar sus problemas por sí mismos.

“La psiquiatría no es medicina, no tiene ningún hecho comprobado científicamente. Los psiquiatras quitan la vida; poco a poco con sus drogas causan una lobotomía química. Sus drogas causan adicción y efectos secundarios, como el suicidio”, afirma Marduk.

Al respecto, Juan Abelardo Hernández Franco, filósofo de la Universidad Panamericana, comenta que es muy peligroso que una persona con alguna enfermedad psiquiátrica forme parte de esta religión, pues si no recibe la atención clínica correcta su mal puede complicarse.

Entre el mito y la realidad

Marduk niega que la Cienciología esté relacionada con los alienígenas. Sin embargo, Hernández Franco, especialista en Estudio de las Religiones, asegura que L. Ronald Hubbard, creador de la doctrina, pensaba que hace millones de años una serie de extraterrestres acabaron con la tierra y lo único que quedó fueron sus almas.

“Hubbard consideraba que nosotros somos una civilización posterior y cuando nos enfermamos es porque esas almas están interfiriendo en nuestros cuerpos”, explica.

El especialista indica que como en cualquier otra creencia religiosa los seguidores van haciendo sus propias interpretaciones, así que ahora se niega la relación entre la Cienciología y los extraterrestres, porque los actuales cienciólogos han ido perfilando un cuerpo más sólido del dogma y se han ido deshaciendo de la mitología, la cual podría ser dudosa.

“La Cienciología inició con este proyecto mitológico, pero el sistema ha evolucionado y ya no necesita una historia mitológica detrás”.

Hernández Franco asegura que quien desee irse adentrándose y capacitándose en la fe tiene que pagar cuotas que cada vez son más costosas.

Pero, Marduk enfatiza que, como en cualquier otra religión, la cienciología necesita recursos para sobrevivir, por eso venden libros y algunos cursos y seminarios tienen un costo de recuperación.

Quienes pertenecen a la iglesia pueden llegar a ser aprendiz de ministro, ministro ordenado o reverendo. Los seguidores tienen como símbolo una cruz de ocho puntas, las cuales representan al ser individual, la familia, el grupo, la humanidad, la vida, el universo físico, el espíritu y el Dios.

¿Secta o religión?

Marduk explica que la Cienciología es una religión porque sus adeptos creen en un ser supremo, realizan una serie de prácticas de culto para llegar al entendimiento de este y cuenta con una feligresía.

…lo vemos como un concepto universal, le llamamos el infinito, el ser supremo, el creador. Es esa entidad que cubre el todo del todo, todo el universo, todas las cosas vivas, todas las cosas inertes, todo lo que es el creado, es el hombre que llega a la iluminación y puede entender las cosas.

“Creemos que el hombre está aquí para buscar su salvación, para llegar a un nivel de conciencia, de esa iluminación, querer llegar a Dios”.

Hernández Franco señala que uno de los significados de la palabra religión es releer, así que una religión es aquella que reinterpreta el mundo, por lo que la Cienciología sí podría considerarse una religión. Mientras que una secta es un grupo religioso que interpreta de un modo distinto una tradición religiosa de como originalmente se venía interpretando.

La dianética es predecesora del dogma, y es pilar de la iglesia de la Cienciología; enseña qué es la mente y cómo funciona. Marduk indica que la religión nació en 1954 en Estados Unidos y llegó a México en 1974. En el País opera como asociación civil, pero están buscando el registro como asociación religiosa.

Quienes la practican se reúnen todos los domingos en un servicio encabezado por un ministro ordenado, que consiste en un sermón basado en las escrituras de L. Ronald Hubbard.

“Los feligreses vienen todos los días a leer las escrituras de Cienciología”, señala el vocero. También celebran ceremonias de nombramientos, matrimonios y funerales.

Para Hernández Franco, la Cienciología es un ejemplo de la cantidad de eventos religiosos y filosóficos que se irán desenvolviendo a lo largo de este siglo.

SIDE Servicio de escucha especializada

Uno de los principales servicios que ofrece la Cienciología son las auditaciones, sesiones individuales con un ministro capacitado para escuchar los problemas que aquejan al feligrés y ayudarle a superarlos. Este proceso dura mínimo 12 horas y media y cuesta 5 mil pesos.

Marduk explica que el auditor se guía por el electropsicómetro, aparato inventado por L. Ronald Hubbard, el cual mide el nivel de angustia de la persona conforme va respondiendo las preguntas del ministro. De esta manera, puede orientar al feligrés para que descubra por sí mismo el origen de su malestar emocional y le ponga remedio.

Juan Abelardo Hernández Franco, experto en Estudio de las Religiones, comenta que lo que buscan los cienciólogos con este aparato es medir la resistencia del cuerpo y cuando esta varía, aseguran, se debe a una intervención de las almas de los extraterrestres.