Ambiente entre penumbras

Enrique Cavazos Solis

Agencia Reforma

Monterrey, México.- En la llamada noche de “Halloween”, el Cruz Azul alejó a buena parte de sus fantasmas que tanto lo han perseguido y al mismo tiempo le adelantó el día de muertos a los Rayados.

La Final ante Cruz Azul ponía en juego mucho más que un trofeo en disputa para el equipo albiazul: Estaba en juego un proyecto.

Si Rayados, con cuatro jugadores de la cantera, levantaba la Copa, certificaba o bien le daba credibilidad a un proyecto de mezclar elementos de fuerzas básicas con jugadores de experiencia.

Miles de aficionados vitorearon a los jóvenes Johan Vázquez, Carlos Rodríguez, Daniel Lajud y Erick Cantú, quienes saltaron a la cancha en busca de la gloria, tratando de quitar el sabor amargo que aún permanece en los paladares albiazules tras la derrota ante Tigres en la Final del Torneo Apertura 2017.

Sin embargo, un nuevo Cruz Azul, con un rejuvenecido y atrevido proyecto, fue apagando las ilusiones de los seguidores del Monterrey, que al minuto 34 ya perdían 1-0 y vieron con desesperación como su capitán José María Basanta no podía evitar el gol de Elías Hernández.

En la segunda parte, el gol de Martín Cauteruccio le partió el corazón a la muchedumbre y al final dio la impresión que la suerte cambió de dueño y es ahora el Monterrey quien acumula tres Finales perdidas desde que se inauguró su Estadio BBVA en el 2015. Eso sin incluir la Final Femenil en la que cayeron las Rayadas ante Tigres.

Los jugadores del Monterrey no se desplomaron en el campo por la derrota, la asimilaron con filosofía e, incluso, algunos felicitaron a los Cementeros. El técnico, Diego Alonso, tuvo oportunidad de recriminar varias decisiones al árbitro.

Del otro lado, en el Cruz Azul reinaba la alegría y todo era felicidad, desde su portero Guillermo Allison, hasta el directivo Ricardo Peláez, principal responsable de esta resurrección. Todo transcurrió en santa paz y con respeto de los perdedores, como ocurrió en 1993 cuando cayeron ante el Atlante en el Estadio Tecnológico.

¡Qué lastima por los canteranos Rayados!

Al perder anoche el equipo Alonso , la presencia de los jóvenes del futuro del Monterrey podría ser cuestionada, lo cual es un factor importante si se toma en cuenta que Rayados es uno de los clubes que más invierten en sus divisiones inferiores, pero muchos de ellos terminan por emigrar a otros equipos de la División de Ascenso porque las grandes figuras tienen ocupados los lugares.